FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

La balanza turística argentina

Por  |  0 comentarios

Los autores de esta nota informan que, en materia de balanza turística, la última década fue de déficit sostenido. En cuanto al turismo receptivo, observan que puede volver a arrojar un balance positivo o cercano al equilibrio en los primeros meses de 2020.

 

Por Nadin Argañaraz, Bruno Paniguel y Julián Illa.

 

El balance cambiarioque publica el Banco Central de la República Argentina (BCRA)de forma mensual recopila y analiza la evolución de las compras y ventas de moneda extranjera realizadas por entidades y sus clientes. Del balance cambiario se pueden extraer las estadísticas de contratación de serviciosturísticos, tanto de argentinos en el exterior (egresos) como de extranjeros en Argentina (ingresos). De la suma de ambas cuentas sale el resultado neto de lo que se conoce como “balanza turística”.

Dentro de los servicios que comprende el sector turismo se incluyen pagos con tarjetas fuera del país de origen, contratación y compras a través de operadores turísticos, extracción de billetes en el exterior y contratación de servicios de transporte de pasajeros.

La balanza turística argentina fue superavitaria luego de la crisis del 2001 hasta el año 2011. El cambio de signo se observó en marzo 2011, mes desde el cual y hasta finalizar 2019, se acumuló un déficit por USD 61.083 millones, equivalente a todas las exportaciones argentinas en un año. Después de la formación de activos externos o “fuga de capitales” el turismo fue la principal filtración de divisas del país en la última década.

El turismo fue, en los últimos 10 años, un sector netamente demandante de divisas. Este hecho es observable a través del análisis de los déficits de la balanza turística. A partir de 2011, el turismo se convirtió en un sector ampliamente deficitario explicado por el lado de mayores egresos. Los ingresos por actividades relacionadas al turismo se mantuvieron estables en los últimos años, arrojando un ligero crecimiento en el período 2017-2019.

El déficit turístico alcanzó su máximo anual de USD 10.662 millones en el año 2017 y su máximo mensual en enero 2018 donde se observó un déficit neto de USD 1.339 millones en un solo mes. Desde mediados de 2018, y conjuntamente con una suba considerable del tipo de cambio, la balanza turística mostró una reducción del déficit hasta los USD 5.674 millones acumulados para el año 2019. El cierre del déficit por turismo es explicado casi en su totalidad por el lado de la caída de egresos que los argentinos realizan en el exterior. Y es muy posible que continúen achicándose con la aplicación del impuesto PAIS que tendrá un impacto pleno a partir de enero 2020.

Los resultados son similares al medirlos en términos del Producto Interno Bruto (PIB) de cada año. Bajo esta medición, que relativiza los dólares que el país deja afuera por turismo respecto a todos los bienes y servicios que produce la argentina en un año, el déficit por servicios turísticos alcanzó el máximo de 2,3% en el año 2013 y acumuló egresos netos por 13% del PIB en los últimos 10 años.

2019: año de contracción e incertidumbre

Ante saltos del tipo de cambio, las contrataciones de serviciosson las que reaccionan en primer lugar dentro de las importaciones de un país. Durante 2019, el Turismo significó el 62% de la contratación de servicios en el exterior y el sectorse constituyó como el más explicativo del déficit de cuenta corriente. Sin embargo, la suba del tipo de cambio tuvo un impacto directo en este sector y a lo largo de 2019 se observaron cambios de conducta dentro de los consumidores. Por un lado, entre enero y agosto se observó una contracción considerable de los egresos de divisas por turismo como respuesta al tipo de cambio más alto, y, por otro lado, a partir de agosto y principalmente en noviembre y diciembre, se dio un crecimiento de egresos por turismo aún con el aumento post electoral del 30% en el tipo de cambio. Esta conducta parece antieconómica, pero no lo fue en absoluto. El aumento de egresos en los dos últimos meses del año 2019 se correspondió con un adelantamiento de compras ante eltemor de un mayor aumento del tipo de cambio y por sospechas sobre un impuesto al turismo, que posterior y efectivamente, fue instrumentado como impuesto PAIS, y que encarece un 30% más la contratación de servicios turísticos en el exterior.

Es de esperarse, entonces, que los egresos de los primeros meses de 2020 caigan por dos motivos, uno es el adelantamiento de los pagos para noviembre y diciembre, y otro, es el mayor tipo de cambio efectivo que desincentivala contratación de servicios en el exterior.

En el acumulado del año 2019 la cantidad de viajeros cayó un 12%, pero el gasto por viajes está cayendo en mayor medida: los egresos del turismo en 2019 cayeron un 23% contra los de 2018. Dentro del total de egresos, los pagos con tarjetas en el exterior cayeron un 22%, la contratación de servicios con operadores turísticos un 20%, los retiros de billetes en el exterior un 37% y la contratación de servicios de transporte un 27%.

En síntesis, para 2019, solo 1 de cada 10 viajeros desistió de viajar al exterior, pero esos 9 viajeros que optaron por viajar redujeron sus gastos de forma considerable y solo gastaron en el exterior el 77% de las divisas del año anterior.

Aún con el ajuste del año 2019, el turismo financió solo el 27% de sus egresos a través de divisas ingresadas al país por turistas extranjeros. El achicamiento del déficit por turismo, respecto a los años anteriores, es explicado, en su mayoría, por el dólar caro para los argentinos. Aun así, el sector del turismo mantiene un déficit en el número de personas y un déficit considerable en el balance de divisas.

Al tener en cuenta los Ingresos, los mismos pasaron de USD 2.084 millones en 2018 a USD 2.100 en el año 2019, es decir, han crecido un 1% respecto de 2018. Con lo cual, la disminución del déficit cambiario por turismo en el año 2019 se explica en su totalidad por un menor turismo emisivo. Los egresos por turismo pasaron de USD 10.083 millones en 2018 a USD 7.780 millones, lo que significó una caída del 23%.

¿Qué se puede esperar para el 2020?

Con diciembre 2019, hace 105 meses que Argentina tiene déficit cambiario por servicios de Turismo. La competitividad argentina 2019 fue similar al de 2011, año en el cual se da el punto de inflexión, donde se pasa de superávit cambiario en el sector a déficit. Si se agrega el nuevo impuesto PAIS, el tipo de cambio actual es similar al del año 2006 y equivale a épocas donde había superávit en este sector.

Es posible que, a partir de los primeros meses de 2020 y con la vigencia el impuesto PAIS, los datos de turismo internacional vuelvan a arrojar un balance de personas positiva o al menos cercano al equilibrio.

El turismo es una de las principales filtraciones de dólares de la economía y las restricciones a la compra de divisas y los impuestos a las compras en el exterior apuntan a reducir el déficit por esta vía. Habrá que esperar para observar hasta dónde se desploman los viajes al exterior en los meses venideros con el salto del tipo de cambio y ver cómo reaccionan, si es que lo hacen, las llegadas de extranjeros a la nueva competitividad argentina.

 

En 2019, solo 1 de cada 10 viajeros desistió de viajar al exterior. Los 9 que viajaron redujeron sus gastos de forma considerable, solo gastaron en el exterior el 77% de las divisas del año anterior.

 

You must be logged in to post a comment Login