FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Hotel Provincial, un ícono marplatense

Por  |  0 comentarios

Es uno de los cinco estrellas más conocidos de la ciudad. Por sus habitaciones pasaron renombradas celebridades. Un emblema que conserva su esplendor y se mejora cada día.

Por Marysol Antón

Es el protagonista indiscutido de toda postal de Mar del Plata, un ícono de esta ciudad, y también de la Argentina. Su nacimiento, con la firma del gran arquitecto Alejandro Bustillo, selló su destino de grandeza. Hoy, este cinco estrellas sigue mostrando la potencia de la tradición amalgamada con el confort de la modernidad.

El proyecto del Provincial fue pedido por la gobernación de la provincia de Buenos Aires en 1937, mismo año en que se reformó la rambla marplatense, que hasta ahí era de madera o estilo francés, como muchos la siguen recordando. Al momento de pensar quién debería hacerse cargo del diseño de la obra, el apellido Bustillo surgió enseguida, y sin discusiones.

“Alejandro Bustillo diseñó el hotel y también hizo la obra; esto le llevó diez años de su vida: de 1938 a 1948, aunque el Provincial abrió en 1950, porque Alejandro quería darle a su obra un toque distintivo, por eso convocó a su hijo César para que haga los frescos del hall, que aún hoy se exhiben. Todavía, cuando entran al hotel, los visitantes se asombran de la grandiosidad del ambiente”, cuenta Lidia Gallucci, del Departamento Comercial del Provincial.

Al definirlo, sus trabajadores no dudan en calificarlo como “una fortaleza”, que está formada por 77.500 metros cuadrados (que abarcan el estacionamiento subterráneo) y 37 metros de altura. “Hay una particularidad histórica, que la construcción se inició durante la presidencia de Ortiz, político radical, pero se inauguró durante el primer mandato de Perón”, aclara Gallucci.

Esta maravillosa obra tenía detalles de lujo que todavía hoy son increíbles. Uno de los más llamativos es que desde su inauguración, los huéspedes podían hacerse baños con agua de mar en sus habitaciones. ¿Cómo era esto posible? En cada baño había un doble comando, entonces la persona podía elegir entre usar agua dulce o salada. En esos años las cañerías eran de plomo y recibían el agua directo del mar. Esto ya no puede hacerse porque está prohibido usar ese metal las construcciones y porque el mantenimiento sería altamente cuantioso.

Nueva etapa

El balneario que pertenece al Provincial copó la pantalla grande en la década del 70 y 80. Cada película que incluía una escena de playa era filmada ahí, por eso era común ver en sus alrededores a Porcel, Olmedo, Susana Giménez o Moria Casan. Sin embargo, en 1998, tras discusiones con la concesionaria de ese momento, el hotel cerró (dos años antes ya había dejado de funcionar el casino original que tenía) y se mantuvo sin actividad durante una década.

“Volvió a abrir en 2008 cuando lo adquirió el Grupo NH, que hizo una gran inversión para poner en valor el inmueble, su equipamiento y hacer que vuelva a brillar. Por ejemplo, desde su fundación el hotel tenía una piscina descubierta que había quedado enterrada debajo de la arena, y con la nueva gestión se recuperó. También el mobiliario se renovó, y muchos se hicieron como réplicas de las piezas de los años 50”, describe Gallucci. A esto hay que sumar, en el segundo piso, un spa y dos piscinas climatizadas: una pensada para la familia y la otra con jacuzzi solo para adultos.

“Abrimos con 160 habitaciones, pero pronto ya estuvieron disponibles para reserva 460, de un total de 500. En tres años logramos estar al 100% de disponibilidad. En total podemos albergar a 800 personas. Y, en congresos y convenciones, durante esas jornadas recibimos a casi cinco mil visitantes”, agregan desde Comercial.

Entre las novedades incorporadas por la gestión del NH está el desayunador, que está ubicado donde antes estaban las tiendas. El mismo tiene capacidad para todos los huéspedes. A muchos les llama la atención, pues se distingue por su estilo del lobby del hotel, donde el mármol de Carrara es el material más preponderante.

Para las convenciones, el Provincial cuenta con cinco salones, siendo el más grande el América, con capacidad para 1500 personas. Un detalle de lujo: sus pisos son de parquet de roble de Eslavonia.

“Enero y la primera quincena de febrero siempre tenemos ocupación plena. Hoy las tarifas están al alcance de todo el mundo, y las habitaciones con vista al mar tienen incluido el uso del balneario, al que se accede directo a través de un corredor. No hay ni que cruzar la calle”, resume Gallucci.

Visitantes famosos

Las habitaciones del Provincial tuvieron huéspedes por demás renombrado, como Eisenhower, que fue el primer presidente internacional que lo visitó.

Otro hito importante fue en 1954, cuando en sus instalaciones se realizó el primer Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Para esa edición vinieron Paul Newman, Gina Lollobrigida y Tita Merello, entre otros.

Luego, en 1981, Queen estuvo alojado en sus habitaciones antes y después de tocar en el Estadio Mundialista.

You must be logged in to post a comment Login