FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Colón, de puerto agrícola a polo turístico

Por  |  0 comentarios

La Ciudad que creció a partir de tres pilares de la economía -avicultura, conserva de carne y minería-, se reconvirtió por necesidad, y se transformó en un reconocido destino turístico, que desde el nacimiento de la urbe sigue evolucionando.

 

Por Néstor Fabian Berger(*)

 

La Ciudad de Colónes reconocida desde hace décadas como la “capital del turismo entrerriano”.Situada a la vera del imponente Río Uruguay, fue fundada por el General Justo José de Urquiza el 12 de abril de 1863. Se eligió, al decir de su fundador, uno de los más bellos rincones sobre el río y abrazada por dos arroyos.Nació como Ciudad Puerto en el marco del desarrollo de la Colonia San José. Los inmigrantes suizos, franceses e italianos que dieron origen a esa colonia agrícola, necesitaron de un emplazamiento urbano con puerto habilitado para la comercialización.En el ir y venir de la actividad portuaria, las bellezas del lugar comenzaron pronto a ser reconocidas por los viajeros. A los pocos años de su fundación ya contaba con hoteles y varios servicios de transportes, principalmente por agua, que comunicaban el pequeño poblado con otras ciudades. Los antiguos diccionarios geográficos describían a Colón como un pintoresco poblado de casitas blancas sobre lomadas que se divisaban desde el río.

Pero para que el turismo sea su gran motor económico pasó mucho tiempo.La economía local evolucionó en grandes ciclos. El primero de ellos, íntimamente relacionado con la actividad agropecuaria y el comercio. El puerto de Colón fue donde se reflejó esa intensa actividad económica con la llegada y salida de productos. Uno de los íconos que se conserva de aquella etapa es el Molino Forclaz, uno de los primeros molinos de viento del país, considerado Monumento Histórico Nacional.

Ya en el siglo XX se vislumbra una economía vinculada a la actividad industrial. En gran parte se debe a la instalación de la gigantesca fábrica de conservas de carne en Pueblo Liebig (a 9 km de Colón) que es hoy poblado histórico.

Del mismo modo se desplegó la actividad minera con la explotación de la arena y el canto rodado, reuniendo a varias empresas del sector.

Por otra parte, uno de los legados agropecuarios de los primeros colonos se fue plasmando en el adelanto de la avicultura. El sector pasó de los humildes orígenes con pequeñas granjas de gallinas para la venta de huevos a convertirse en las actuales grandes empresas que lideran el mercado nacional de carne avícola. Superando los vaivenes de la actividad, la avicultura no sólo logró sobrevivir, sino que se impuso al punto de ser uno de los principales soportes de la actual economía regional.

Sin embargo, la actividad minera y la industria de la conserva de carne no corrieron la misma suerte y comenzaron a decaer alrededor de la misma época, en la década de 1970. La gran fábrica de conservas de carnes Liebig cerró sus puertas. Por su lado, la actividad minera fue desapareciendo ante los cambios de la construcción que comenzó a preferir las canteras de la Provincia de Buenos Aires.

De los tres pilares de la economía regional -avicultura, conservas de carne y minería- cayeron dos generando un severo golpe negativo en la sociedad. La reacción fue apostar al turismo. Esta actividad se estaba impulsando incipientemente desde décadas anteriores y se convirtió en la salida económica de muchas familias.

El actual perfil económico de la ciudad está basado en el turismo que se visualiza desde el Estado y desde la actividad privada como la principal actividad local. Esta nueva realidad no es arbitraria ni casual, sino que es la consecuencia de una evolución histórica del turismo en Colón que podemos describir en cuatro etapas.

Evolución del Turismo

La primera etapa transcurre desde la fundación hasta la década de 1930. Colón era un importante puerto sobre el Río Uruguay y recibía habitualmente visitantes. La mayoría llegaba por cuestiones de trabajo o en tránsito hacia otras zonas, como también estaban los que visitaban amigos o familiares. Se contaba ya entonces con servicios de alojamiento y se fueron implementando los primeros servicios regulares de transporte interurbano. En esta etapa Colón adquiere la esencia de la pintoresca ciudad que es hoy. En gran medida se debe al impulso del colonense Herminio J. Quirós, diputado nacional y gobernador de Entre Ríos. Él gestionó las grandes obras que embellecieron la ciudad y su zona rural, el Parque Quirós -principal paseo público de una magnitud solo comparable al de una capital de provincia-, la avenida costanera y el puerto con el edificio del Resguardo de Aduana, que luego sería utilizado como Centro Municipal de Turismo. Son obras que hoy son parte de los atractivos turísticos.

En una segunda etapa de la historia del turismo local, en las décadas del ‘40 y ’50, aparecen las primeras promociones concretas del turismo en medios nacionales y surgen las primeras comisiones, llegando a organizarse la Semana del Turismo en 1954. Se trata de tímidos intentos de desarrollo turístico que van de la mano con el impulso a la actividad que se da a nivel nacional.La etapa coincide con la caída de la actividad minera y fabril. Comienza en 1960 cuando se crea una nueva Comisión Municipal de Turismo, por Ordenanza. Sus integrantes se propusieron impulsar los atractivos y la construcción de infraestructura necesaria para convertir a la ciudad en un importante centro turístico.

En este período que también abarca la década de 1970, época en que se fueron concretando grandes proyectos como el servicio de autobalsa para unir Colón con la ciudad uruguaya de Paysandú, que sirvió hasta que en 1975 se inauguró el puente internacional que unió a ambas ciudades y por primera vez a ambos países.

En aquella época se gestó el Parque Nacional El Palmar, uno de los principales atractivos de la región. También se construye un complejo de bungalows municipales, cuya iniciativa después fue fuertemente replicada desde el empresariado privado para sumar más plazas a la ciudad.También en este período, la Provincia comienza a romper su aislamiento al concretarse los grandes enlaces viales. Hacia el oeste ya se contaba con el túnel subfluvial Paraná-Santa Fe. Hacia el sur se concretan las mejoras de la Ruta Nacional 14, y se inaugura el complejo Zárate-Brazo Largo, uniendo a Entre Ríos con Buenos Aires.Con el Parque Nacional El Palmar, atractivo icónico de la región y con las mejores vías de comunicación, la economía local comienza a redireccionarse fuertemente hacia el turismo.

Una cuarta etapa abarca las décadas del ‘80 y ‘90. El turismo ya es la principal actividad económica local y se encaran proyectos para tratar de atraer turistas todo el año. En busca de mayores mercados y tratando de romper la estacionalidad se concretan el Hotel Internacional Quirinale-actual Intersur-, el primer casino provincial, y los complejos termales de la zona. Además, la Fiesta de la Artesanía, pensada como un gran evento turístico, recibe un mayor impulso y adquiere el rango de Fiesta Nacional.Hoteleros y gastronómicos tuvieron una destacada actuación en la consolidación de la actividad turística. Esa interacción de ambos sectores dio lugar a la conformación de la Asociación Hotelera y Gastronómica de Colón en 1994.Con el inicio del Siglo XXI se inicia la etapa actual del turismo local. Luego de crisis de 2001, muchos empresarios y profesionales de diferentes sectores que habían conocido la zona como turistas apostaron a realizar fuertes inversiones. Estos nuevos empresarios turísticos se inclinaron principalmente por la construcción de alojamientos turísticos y se observó un boom inmobiliario.Es la etapa de la consolidación de la industria turística, en la cual surgieron nuevos desafíos como la conformación de un Entre Mixto para la gestión del turismo y la necesidad de un Plan Estratégico de Turismo Sustentable, que marcará el rumbo hasta los nuevos horizontes del desarrollo de Colón.En este contexto, la Asociación se transforma en Filial de FEHGRA.

Hoy, con la mirada hacia el futuro y nuevos desafíos, también se pueden observar los grandes esfuerzos realizados en el desarrollo de Colón, y reconocer a todos aquellos pioneros, quienes sentaron las bases de este presente.

A la vera del imponente Río Uruguay, Colón fue fundada por el General Justo José de Urquiza el 12 de abril de 1863.

 

(*)Néstor Fabian Berger es Historiador y Técnico en Museología. Agradecimiento a la Filial FEHGRA Colón.

 

 

You must be logged in to post a comment Login