FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

El rol de la OIT

Por  |  0 comentarios

En Ginebra se reúnen los referentes de 187 países para seguir analizando el mundo del trabajo. En Buenos Aires, se realizó un acto para conmemorar el centenario de la Organización.

Este año, la 108.ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo se celebra desde el 10 al 21 de junio de 2019 en Ginebra, en la sede de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) y en el Palacio de las Naciones. Reúne a más de 5.000 delegados de 187 países que trabajan para encontrar soluciones a los desafíos de las relaciones laborales, en el marco del centenario de la OIT. La delegación de FEHGRA está liderada por la presidente Graciela Fresno, e integrada por los vicepresidentes Fernando Desbots y Daniel Suffredini, quien está a cargo del Departamento de Política Laboral y Social; la dirigente Verónica Sánchez, integrante del Departamento; y el asesor Jordi Busquets. La Conferencia se reúne en sesiones plenarias y en diferentes comisiones que harán hincapié en el futuro del trabajo. También abordarán el problema de la violencia y el acoso en el lugar de trabajo.

Centenario

A principios de junio, en la Legislatura porteña se llevó a cabo la Conferencia “A 100 años de la OIT: Desafíos del Trabajo del Futuro”, con el objetivo de abordar los retos que se plantean en materia de empleo, protección social y derechos laborales, las nuevas formas de trabajo y los profundos cambios en el sector productivo y comercial. El panel de cierre del encuentro estuvo integrado por el subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio, Ezequiel Jarvis; el director regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Pedro Furtado de Oliveira; Julio Cordero, de la Unión Industrial Argentina (UIA); y la dirigente empresaria porteña Verónica Sánchez; entre otros referentes. Participó el vicepresidente de la Federación, Daniel Suffredini.

Verónica Sánchez destacó el trabajo que lleva adelante la OIT desde 1919, un órgano tripartito que nació con la firme convicción que la justicia social era esencial para alcanzar la paz universal y duradera. En este ámbito, se refirió a los grandes cambios que se produjeron en este siglo, y a los desafíos pendientes. Recordó que hoy 172 millones de personas está desempleada, 2000 millones de personas tienen empleo informal, 750 millones vive bajo la pobreza extrema y otros 750 millones de jóvenes y adultos no saben leer ni escribir.

Con una mirada reflexiva, expresó: “Necesitamos Estados que, con apego a la norma internacional, fomenten e impulse la inversión, la industria, el empleo y el desarrollo con reglas de juego claras y transparentes. Estados que dejen de ver a las empresas como fuente de financiación del gasto público. Necesitamos empleadores que aprendan el concepto de responsabilidad social empresaria, entendido como la contribución activa al mejoramiento social, económico y ambiental de la comunidad en la que está inserta. Empleadores que se comprometan con el bienestar de quienes integran sus empresas. Necesitamos Sindicatos que comprendan que la defensa de los derechos de los trabajadores en modo alguna puede atentar contra los derechos de los demás. No se trata de una lucha de clases, se trata de igualdad de oportunidades y de respecto por la dignidad humana”. Y concluyó: “Nuestro gran compromiso hoy es con el presente y todos quienes estamos aquí tenemos la obligación de hacer nuestro aporte para que algo cambie”.

 

You must be logged in to post a comment Login