FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Los caminos de la fe

Por  |  0 comentarios

La Federación está elaborando la “Guía de Turismo Religioso y Creencias Populares de la República Argentina”, a través del Departamento de Turismo.

Cuestión de Fe. Suele señalarse que la fe mueve montañas. También mueve personas y genera viajes. Exploradores del espíritu, creyentes devotos o turistas curiosos. El Turismo Religioso es una experiencia que congrega multitudes, en un ecumenismo universal. Una propuesta que no excluye las manifestaciones populares, los ritos y las creencias paganas, que han dado forma a nuestra historia y nos muestran como país federal, con sus identidades regionales.

En este sentido, el Departamento de Turismo de FEHGRA, a cargo del vicepresidente Fernando Desbots, viene trabajando en un proyecto que llevará por título “Guía de Turismo Religioso y Creencias Populares de la República Argentina”, y que está a cargo de un equipo técnico conformado por las licenciadas Silvia Cerchiara y María Alejandra Soldavini.

Un material editorial que se enriquece desde una perspectiva turística y es resultado de un minucioso relevamiento de los atractivos, ya sea sitios o acontecimientos, que integran la enorme oferta de nuestro país en la categoría del llamado Turismo Religioso. La fe, esa expresión que construye cosmovisiones y da cuenta de la búsqueda permanente del ser humano en su necesidad de trascender, no se agota en la ortodoxia de las religiones, sino que encuentra eco también en manifestaciones profanas que recogen las tantas devociones populares, igualmente masivas, presentes en los distintos rincones de nuestro vasto territorio, tales como el culto al Gauchito Gil, a la Difunta Correa o a la Pachamama.

Desde febrero de 2018 y con la inestimable contribución de las Filiales de la Federación, el aporte de los organismos de Turismo y referentes del turismo religioso de nuestro país, entre otros colaboradores, se ha podido concretar un barrido de información y de fotografías que ilustran magníficamente la diversidad arquitectónica y artística de templos y construcciones religiosas, sus ritos y símbolos identitarios y las historias esperanzadoras y milagros que han motivado y continúan movilizando el peregrinar de miles de fieles para cumplir sus promesas o hacer llegar sus oraciones.

Argentina ha sido y continúa siendo un espacio amigable para la expresión de la fe en sus distintos credos, por eso invita a vivir esta experiencia, en la casi inagotable oferta de lugares, de celebraciones y de la excelente planta de servicios turísticos que el empresariado del sector pone a disposición del visitante.

Esta guía pretende ser un aporte para que esa vivencia se enriquezca, con información actualizada y un excelente material visual que es, a la vez, motivo de sorpresa e invitación para emprender el viaje… que es mucho más que una cuestión de fe.

 

Madre generosa: ¡alimenta y protege a tus hijos!

Fiesta de La Pachamama. Noroeste argentino.

Su nombre es popularmente traducido como “Madre Tierra”, aunque el significado arcaico de “Pacha” no estaba solamente referido a la tierra sino al universo y al tiempo.

En todo el noroeste argentino esta celebración se realiza para agradecer, pedir y bendecir los frutos que ella nos regala. En algunas poblaciones el rito es más acentuado, pero en casi todos los casos esta veneración se acompaña también con ceremonias religiosas de profunda raigambre y de hondo sentir tradicional. La actitud no es de dominio, sino de respeto y cuidado por todos los seres vivos por cuanto ellos no solamente son el fruto de su creación, sino que forman parte, también, de la Pachamama misma.

La gente profesa intensamente la fe católica, pero continúa venerando a la Pachamama, como lo hacían siglos atrás sus antecesores, manteniendo vigente, en el presente, una creencia mitológica del ámbito incaico.

Así lo decía Eduardo Galeano: “¿Tiene dueño la tierra? ¿Cómo así? ¿Cómo se ha de vender? ¿Cómo se ha de comprar? Si ella no nos pertenece, pues. Nosotros somos de ella. Sus hijos somos. Así siempre, siempre. Tierra viva. Como cría a los gusanos, así nos cría. Tiene huesos y sangre. Leche tiene, y nos da de mamar. Pelo tiene, pasto, paja, árboles. Ella sabe parir papas. Hace nacer casas. Gente hace nacer. Ella nos cuida y nosotros la cuidamos. Ella bebe chicha, acepta nuestro convite. Hijos suyos somos. ¿Cómo se ha de vender? ¿Cómo se ha de comprar?”

 

La Fe con rostro mapuche

Parque Escultórico Vía Christi. Junín de los Andes, Provincia de Neuquén.

Los 2,5 kilómetros del Vía Christi o “Camino de Cristo” permiten a miles de personas elevarse física y espiritualmente en medio de la pródiga naturaleza, que enmarca la sorprendente obra escultórica de arte sacro diseñada por el arquitecto Alejandro Santana. Es una forma de hermanar la vida de los pueblos originarios mapuches con las comunidades criollas, en una unión que deja en claro la fuerte presencia de los salesianos en la zona y en la Patagonia toda.

El recorrido comienza al pie del Cerro de la Cruz y finaliza en la cumbre, gobernada por una majestuosa cruz blanca. En cada parada, una plaza seca de 12 metros de diámetro que imita al sol con 12 rayos, repite el símbolo esencial de casi todas las culturas (de las 12 tribus, del número de apóstoles, de los meses del año). Dentro de ese sol se destaca la cruz americana, representada también en los ponchos pampa de las culturas preincaicas.

 

You must be logged in to post a comment Login