FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

La responsabilidad del sector

Por  |  0 comentarios

El presidente de RBA Ambiental, Flavio Porcille, explica que “el sector gastronómico y hotelero ha realizado una transformación importante en los últimos 10 años”.

La correcta disposición del Aceite de Cocina Usado (ACU), que es responsabilidad de quien lo genera, evita la contaminación de aguas urbanas, consecuencia de su vertido irresponsable e incontrolado en desagües y alcantarillas de nuestros municipios. Los especialistas dicen que el desconocimiento o la disposición irresponsable por parte de generadores domiciliarios, gastronómicos o industriales, produce efectos nocivos que nos afectan a todos: 1 litro de ACU puede contaminar más de 1.000 litros de agua. Su acumulación en desagües cloacales y pluviales facilita la obstrucción de conductos y la proliferación de colonias de roedores e insectos. Los aceites vegetales usados que llegan a los ríos, se acumulan en la superficie e impiden el paso de la luz solar y del oxígeno, aumentando la mortandad de la flora y la fauna acuática. Los aceites de cocina utilizados en forma reiterada, comienzan a desarrollar radicales libres y acrilamidas que son nocivos para la salud humana.

Para asegurar la Seguridad Medioambiental y Alimentaria, existen distintas regulaciones vigentes, que varían según jurisdicción, y que imponen procedimientos y normativas a cumplir por los generadores de ACU y por las empresas autorizadas a transportarlo y disponerlo.

El sector

Desde 1975, la empresa RBA Ambiental está habilitada para proveer el servicio de recolección y disposición de ACU en todas las jurisdicciones donde existe una regulación al respecto. Su presidente, Flavio Porcille, explica que “el sector gastronómico y hotelero ha realizado una transformación importante en los últimos 10 años, generando un ahorro significativo en materia medioambiental. Desde cambio de luminarias, recuperación de las aguas grises (lluvia), reducción en la cantidad de lavado en toallas gracias a la toma de conciencia del huésped, capacitación al personal e instructivos a los turistas y comensales”. Agrega que existe una oportunidad increíble de lograr un sistema que asegure la correcta manipulación de los aceites: “No dejemos de liderar los cambios ambientales que nuestra sociedad nos está reclamando”. Reconoce que se ha logrado un avance significativo ya que el sector ha tomado conciencia en que se deben asegurar la disposición correcta de los aceites vegetales usados. Y agrega: “Se han detectado muchas irregularidades en la disposición del ACU, incluso se han detenido vehículos que no contaban con ningún documento sobre el destino del mismo. Estos aceites pueden ser adulterados con aceites nuevos y vendidos a personas de bajos recursos que, por lo general, compran el aceite suelto. En varios Municipios se está legislando sobre el transporte y disposición de aceites. En algunos casos esta reglamentación puede perjudicar la normal operatoria obligando a los generadores a realizar ingresos a sistemas informáticos para autorizar la recolección de aceites. En otros se intenta cobrar tasas a los generadores. Es por ello que es importante que logremos una buena comunicación con todas las filiales para que el sistema de recolección y disposición no termine siendo una carga adicional para el sector”. Por último, agrega que con el ingeniero Nicolás Apro, director de Cereales y Oleaginosas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) han dictado el primer curso de Buenas Prácticas de Fritura: “Creo que allí se tiene una buena herramienta de capacitación tanto para los compradores como para los usuarios de las freidoras”.

Acuerdos

RBA Ambiental lleva adelante alianzas estratégicas y acuerdos de colaboración con instituciones, empresas, y demás organismos de diversa categoría, con el objetivo de transferir y generar conocimiento en temas relevantes a la actividad, beneficiando aquellos que tienen un impacto positivo en la comunidad en la que estamos presentes. Esto permite reafirmar nuestro compromiso y los valores éticos de la compañía. Desde hace varios años, trabaja con FEHGRA, tras la firma de un Convenio de mutua cooperación para la recolección y disposición final de ACU (Aceite de Cocina Usado), programa que se implementa a través de las Filiales FEGHRA en todo el país. También trabaja con el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través de su Centro de Cereales y Oleaginosas. Convenio de investigación y desarrollo mediante el cual se trabaja en forma conjunta para la creación de nuevos procesos de tratamiento de ACU (Aceite de Cocina Usado o Aceite Vegetal Usado). Y con Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AYSA), la mayor empresa argentina proveedora de agua y servicios de saneamiento, con más de 14 millones de clientes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 17 partidos de la Provincia de Buenos

Aires. Desarrollo e implementación de campañas de concientización sobre la importancia de recolectar ACU.

 

Prácticas de buena fritura

Durante el proceso de fritura el aceite se usa repetidamente y está expuesto a condiciones extremas de temperatura y humedad. El aceite junto a las partículas de los alimentos que se fríen en él, sufre una rápida degradación. Una fritura incorrecta produce un aumento de aceite absorbido por el alimento disminuyendo su valor nutricional y generando compuestos tóxicos para la salud.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), a través del Centro de Cereales y Oleaginosas, ofrece la posibilidad de brindar capacitación a todos los establecimientos generadores e instituciones involucradas, directa o indirectamente, con la temática (bromatólogos, encargados de la fiscalización de alimentos, generadores, etc.).

 

Programas Comunitarios

RBA Ambiental trabaja conjuntamente con cientos de Municipios y también con ONG´s que funcionan como “Puntos Limpios” en los cuales es posible entregar el ACU generado en su hogar y así realizar un aporte que beneficiará a la comunidad en varios aspectos:

  • Evitar la reutilización irresponsable de aceite de cocina en la cocción de alimentos que dañan la salud de quienes los consumen.
  • Minimizar la contaminación ambiental que produce una errónea disposición del ACU en alcantarillas, cloacas, tierra, etc.

Adicionalmente RBA Ambiental ha desarrollado un programa de capacitación de personal sobre recolección y disposición de ACU que ofrece a empresas como soporte de sus programas de responsabilidad social empresaria.

 

You must be logged in to post a comment Login