FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Refugio de Escenarios Mágicos

Por  |  0 comentarios

Pionera en la creación de áreas protegidas, en 2018 Argentina creó cuatro Parques Nacionales y dos Áreas Marinas. Es un récord histórico.

 

Fotos: Gentileza Parques Nacionales

 

En 1903 Argentina se convirtió en el tercer país de América en impulsar el desarrollo de áreas protegidas, imprescindibles para la conservación de los recursos naturales y culturales. En ese entonces, el perito Francisco Moreno cedió a la Nación alrededor de 7.500 hectáreas de su propiedad, ubicadas al oeste del lago Nahuel Huapi, para que fueran “consagradas como parque público natural”. Las áreas protegidas, que forman parte del territorio continental o marino, tienen gran valor en cuanto a su biodiversidad y belleza escénica. El año pasado, 115 años después de aquella primera acción, se crearon cuatro Parques Nacionales y dos Áreas Marinas Protegidas. Ellos son los Parques Nacionales Iberá; Ciervo de los Pantanos; Aconquija y Traslasierra, y las Áreas Marinas Protegidas Yaganes y Banco Burwood II.

Los esteros correntinos

Ubicado en la provincia de Corrientes, el Parque Nacional Iberáposee una superficie de 183.500 hectáreas, pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá, donde prevalece el clima subtropical húmedo, con veranos muy calurosos y abundantes lluvias. El Iberá es uno de los grandes humedales de agua dulce del planeta, un ecosistema que sustenta una fabulosa vida silvestre, que incluye más de 360 especies de aves. Alberga una enorme diversidad de especies, entre ellas algunas consideradas en frágil estado de conservación, como el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, y el aguará guazú. Además de realizar avistaje de aves y recorrer los senderos a pie o en auto, es posible pasear en lancha y kayak por la laguna Iberá, recorrer el arroyo Carambola en kayaks o canoa a botador, hacer senderismo, cabalgatas, travesías en bicicleta, paseos en carro, safaris nocturnos y visita a artesanos locales.
El gran Corredor Eco-turístico del Norte conecta el Parque Nacional El Impenetrable en Chaco, la Reserva Bañado de la Estrella en Formosa y el gran destino turístico de Iguazú en Misiones, promoviendo el desarrollo eco-turístico y generando un nuevo modelo económico en toda la región. Las tierras fueron cedidas por Conservation Land Trust y Fundación Flora y Fauna, a través de un proceso gradual de donación a Parques Nacionales que comenzó en noviembre de 2016. Este proceso de traspaso de tierras culminó con la Ley Nº 27.481 de creación del área protegida, sancionada el 5 de diciembre de 2018 y promulgada 15 días después, que establece la protección de los recursos naturales y culturales de los esteros correntinos.

Delta, Paraná y pampa

El Parque Nacional Ciervo de los Pantanos está ubicado en el noreste de la Provincia de Buenos Aires, en las localidades de Río Luján y Otamendi, entre la Ruta Panamericana (RN 9) y el Río Paraná de las Palmas, todo en el Partido de Campana. Posee una superficie de alrededor de 5.588 hectáreas en las que se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

En los pastizales altos, las enormes cortaderas o cola de zorro, las flechillas y otros pastos dominan el paisaje, con manchones de carquejas y chilcas. Allí, aves semilleras como el misto y los corbatitas y muy caminadoras como la perdíz encuentran un sitio clave donde vivir, mientras que las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno. Los cuises y el hurón común se mueven en sus redes de túneles entre los pastos. En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de sauco, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. En los bajos inundables, se encentran la mayor parte de especies amenazadas: entre las aves la pajonalera de pico recto, el espartillero enano y el burrito negruzco; y el ciervo de los pantanos entre los mamíferos. Plantas como la serrucheta, los espartillos, totoras y paja brava conforman comunidades esenciales para estas especies. En las lagunas, se dan cita varias especies de patos, gallaretas, chorlos y playeros y, en sus cercanías, el federal, el pecho amarillo común y el gavilán planeador. Bajo las aguas el elenco de peces está representado entre otras especies por tarariras, bagres y mojarras. El albardón costero conforma un ambiente propicio para la pava de monte, el boyero negro y los arañeros.

Los orígenes del Parque Nacional se remontan al 10 de octubre de 1990, cuando se creó la Reserva Natural Estricta Otamendi de 4.088 hectáreas. Exactamente 28 años después, el 10 de octubre de 2018, se sancionó la Ley Nº 27.456 para la creación del Parque que integra la Reserva Natural Otamendi con otras 1.500 de la Reserva Natural Río Luján, que se encontraba bajo jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires. Y, luego de un convenio con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, fue anexada a la Reserva Natural Otamendi, junto a un sector de islas del delta de Campana.

Entre yungas y altas montañas

El Parque Nacional Aconquija, ubicado al oeste de la Provincia de Tucumán, mezclan las ecorregiones de las Yungas y de los Altos Andes, en una extensión aproximada de 70.000 hectáreas. El área protegida conserva las nacientes de los ríos Jaya y las Pavas que, recostados sobre los faldeos del este de las sierras del Aconquija, llevan sus aguas a los valles y campos de cultivo tucumanos.

En la zona, la flora selvática es pródiga en especies arbóreas, en donde se destaca el aliso del cerro, considerada una especie muy útil para fijar y proteger suelos degradados. La fauna es diversa. Se han registrado más de 400 especies de vertebrados, entre ellos, guanacos, lobitos de río, el gato andino, la ranita montana y el ocelote. También se encuentra el loro alisero, una especie endémica de la Yunga del noroeste argentino y sur de Bolivia. Este loro nidifica sólo en el Bosque Montano, entre noviembre y marzo. Durante el invierno forma bandadas que se dirigen a las zonas más bajas para alimentarse con los frutos del horco cebil y otras plantas del pedemonte.

En 1994, por propuesta de la Fundación Campos de los Alisos, el Gobierno de la Provincia de Tucumán sancionó una ley por la cual cedía al Estado Nacional la jurisdicción de 18.000 hectáreas. Así, el 9 de agosto de 1995 se creó el Parque Nacional Campo de los Alisos. Desde 22 de agosto de 2018, por Ley Nº 27.451, se creó el Parque Nacional Aconquija, que establece tres nuevas áreas núcleo nacionales en el faldeo del Aconquija: dos ampliando significativamente hacia el sur Campo de los Alisos asegurando así la conservación de importantes cuencas hídricas de la provincia, y un área núcleo en el norte, representada por la Quebrada del Pueblo Diaguita.

Con vestigios de los comenchingones

Al Oeste de la Provincia de Córdoba, justo en el límite con La Rioja, se encuentra el Parque Nacional Traslasierra, que posee una superficie de 105.000 hectáreas pertenecientes a la ecorregión del Chaco Seco, una de las áreas más amenazadas a nivel mundial y de las menos conocidas por los viajeros y la comunidad en general.

La zona alberga valores ecosistémicos sobresalientes, de interés para la conservación de la biodiversidad y para la preservación de la conectividad del corredor del Chaco Seco. El ambiente, caracterizado por bosques, arbustales, pastizales naturales y ambientes salinos, es un refugio natural para las 161 especies de aves, 24 de mamíferos y 30 de reptiles que se han registrado. Muchas de las especies relevadas se encuentran en alguna categoría de riesgo a nivel nacional, como la tortuga de tierra, la martineta, el águila coronada, el carpintero negro, el oso melero, el tucu-tucu cordobés, el pecarí de collar y el pecarí chaqueño.

Creada por Ley 27.435 del 18 de abril de 2018, este área protegida se encuentra emplazada en la ex estancia Pinas, un predio rural que fue propiedad del legislador Lisandro de la Torre y del empresario Juan Manubens Calvet, y posee vestigios de la cultura comechingón y una capilla del siglo XIX.

Cuidar la biodiversidad marina

El Mar Argentino conforma la ecorregión más grande del país, representando aproximadamente un tercio del territorio nacional, por eso, entre otros motivos, el nombramiento de Parques Nacionales Marinos implica un importante salto cualitativo en términos de conservación, mediante la protección de la riqueza biológica oceánica.

La Ley del Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas establece cinco categorías de áreas protegidas marinas, entre áreas estrictas y áreas de reserva con uso humano. Estas contemplan desde sitios con prohibición total de actividades humanas por fuera de la investigación científica hasta áreas de actividades pesqueras y de aprovechamiento sustentable de recursos. La categoría de Parque Nacional Marino refiere a un área de conservación de la biodiversidad marina, la calidad del paisaje y los procesos ecológicos a gran escala, donde sólo se admiten usos científicos, educacionales, y recreativos, en donde el turismo es considerada la única actividad económica admitida.

El 12 de diciembre de 2018, el Senado aprobó la Ley que crea losParques Nacionales Marinos Yaganes y Banco Burwood II, que aportan más de 100 mil km² a la superficie marina protegida, constituyendo el primer paso para lograr la protección del 10% de los espacios marítimos argentinos, según lo previsto en el Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 asumido por las partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica.Dichas áreas están ubicadas en la Zona Económica Exclusiva Argentina y constituyen sitios de importancia para la cría y desove de peces de alto valor comercial. Yaganes suma a la protección marina costera cerca de 69 mil km², mientras que Namuncurá–Banco Burdwood II abarca más de 32 mil km².

Fuente: Parques Nacionales.

 

Destacados

  • Al ingresar a un Parque Nacional, es recomendable caminar sin prisa, respirar profundo, abrir la mirada. Disfrutar la esencia de lo natural.
  • Para observar a la naturaleza hay que mantener la mirada atenta. Los momentos inolvidables aparecen en el corazón del bosque, en la orilla de los ríos, andando los senderos.
  • Las sendas de los Parques Nacionales muestran señales de historias milenarias. Interpretando las señales, se percibe su sabiduría.
  • Los pobladores y vecinos de los Parques Nacionales son reflejo del legado de tiempos antiguos. Hablar con ellos acerca a la historia centenaria.

You must be logged in to post a comment Login