FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

El Gran Desafío: Ciudades más Sostenibles

Por  |  0 comentarios

Principal motor de crecimiento mundial, las ciudades enfrentan el reto insoslayable de impulsar cambios hoy para construir un futuro más digno y con mayor calidad de vida.

Por Jordi Busquets (*)

Pareciera una obviedad pero los hechos indican que, como en los años de la “integración latinoamericana”, la intensidad de la retórica supera la realidad de los hechoscuando observamos las diversas fotografías que ofrecen gran parte de las ciudades: alta densidad de tráfico, ausencia de cumplimiento a las normas y códigos de edificación, calefacciones encendidas, canillas abiertas, consumos comerciales y civiles de gas descontrolados y la basura, para citar una parte medular de los problemas. Estudios realizados por fuentes europeas señalan que las ciudades consumen el 75% de la energía, generan el 85% del PIB mundial, y que el 55% de la población mundial ya vive en ellass y serán un poco más de dos tercios hacia el 2050.

Con certeza puede expresarse que, en el presente- aunque mucho más en el futuro- se determinará si las mismas son o no sostenibles, será una utopía incumplida imaginar un futuro más digno y con mayor calidad de vida si se verifica que en realidad no lo son.

Cuando participamos en reuniones internacionales, cuando leemos informes como documentos, pareciera que-en general- se mira máshacia el futuro que aquello que podemos iniciar mañana para mitigar los problemas devenidos  por la falta de conocimientos y procesos en estos temas. Las ciudades podrían brindar cambios sustantivos en materia de agua, energía o residuos. El cambio estaría dado en poner el foco prioritario en las etapas iniciales del ciclo.Es allí donde los expertos, los gobiernos y la sociedad civil deberían actuar de manera más concreta en cómo se reutiliza y recicla. La premisa de la acción en cada ciudad -sin importar su estadio- sería focalizar la ejecución de programas destinados a mejorar los procesos de gestión y de ahorro, permitiendo alcanzar primero la eficiencia y luego la sustitución.

En este sentido, la cooperación pública – privada es fundamental y ya se observan diferentes ejemplos en el cambio de la luminaria pública y la reutilización de la poda.

Los informes recientes de la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las ciudades europeas expresan, entre otras cuestiones importantes, que: “ las ciudades no deberían expandirse y consumir más territorio y recursos naturales, sino que el verdadero reto surgiría de la regeneración de las metrópolis existentes, gestionando de modo más eficiente y equitativo los activos urbanos, a nivel social, ambiental, económico y cultural”.

Estudios medioambientales europeos han estimado que sólo en España la contaminación provoca un poco menos de 30.000 muertes prematuras anuales. Desintoxicar como liberar los microcentros de las ciudades del vehículo privado y empoderarla de más peatones, bicicletas y  transporte multimodal de calidad sustentable y amigable para todos los ciudadanos, es la opción que gana mayor consenso entre los expertos en la actualidad. Esos profesionales creen más en esa opción que en la alternativa de la sustitución del vehículo de combustible por el eléctrico. Estos estudios señalan además que el 40% de los factores contaminantes de las ciudades están provocados por la movilidad, dejando constancia que, en muchos casos, el 80% de aquel guarismo tiene origen en los flujos turísticos.

Los urbanistas que concuerdan conla visión  “las ciudades deben ser concebidas para quienes viven en las mismas”, coinciden en quees necesario acelerar el aumento del impuesto al uso del diésel; encarar acciones que dificulten el empleo del auto particular o bien que condicionen su utilización inteligente;  promover un transporte públicomás vinculado a las últimas tecnologías, entre otras medidas que ya debieran tener cronograma de iniciación en muchas ciudades.

Las experiencias europeas han encontrado en los “campus universitarios”  un ecosistema de excelencia para ser utilizados como campos de prueba de los usos de las nuevas tecnologías y los cambios sociales que las ciudades del presente -y más del futuro- necesitarán. En este sentido, la aplicación de infraestructuras inteligentes, edificios inteligentes,  sensores y el BIG DATA a la planificación urbana, constituyen tan solo una pequeña muestra que, mediante acuerdos entre el Estado, el sector empresario y el sector académico, podrían llevarse a la realidad.

Las ciudades en el presente -en especial las densamente pobladas- deben alcanzar a la brevedad un uso más intenso de los recursos y sus impactos sobre el medio ambiente. Reducir la huella de su actividad en el entorno, debe transformarse en un objetivo prioritario. Las ciudades tienen que contar con una planificación que asegure, como mínimo, el traslado de su parque automotor a gas natural comprimido, alcanzando por esta vía una disminución significativa en contaminantes y ruidos con respecto al diésel. El contar con un plan para la reconversión del parque automotor público, la transformación para que las plantas de reciclaje inteligentes  empleen energías de fuentes renovables o la recuperen de sus propios procesos y la captación de biogás en plantas de tratamiento biológico de residuos y en los rellenos sanitarios que impide que el metano escape a la atmósfera, son los cambios que han contribuido de manera concreta a que gran parte de las ciudades europeas hayan reducido su huella de carbono.

Una vía singular para que las ciudades puedan adaptarse y recuperarse frente a los desafíos que presenta el cambio climático, es la renaturalización de éstas. Se trata de concebir huertas urbanas, parques jardines verticales, zonas verdes y, en cualquier caso,  volver a las fuentes y lograr que las ciudades imiten a los ciclos naturales; aquí la cooperación pública – privada requiere por parte del Estado la puesta en valor de medidas que estimulen y faciliten estas actuaciones.

En suma, podría decirse que, eficiencia y ahorro de agua y energía, gestión de los residuos, movilidad, infraestructura verde y finalización de los ciclos, son los ejes que deben estar contenidos en los planes de los Estados Ciudades.Ellos son quienes deben liderar y hacer realidad las diversas propuestas de sostenibilidad que la actividad privada y la sociedad civil deben proponer para alcanzar una vida más digna por todos.

 

El verdadero reto es la regeneración de las metrópolis existentes, gestionando de modo más eficiente y equitativo los activos urbanos, a nivel social, ambiental, económico y cultural.

(*) El licenciado Jordi Busquets es asesor de FEHGRA. Director de JJB&AsociatesTourism and HospitalityConsulting. Integrante del Panel de Expertos de la OMT. Apoderado para la Argentina de INNOVA TAX FREE. Integra como PastPresident el BOARD de la IHRA. Es Académico y Miembro Fundador de la Academia Argentina del Turismo. Premio Argentum2005.

You must be logged in to post a comment Login