FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

La carga tributaria legal argentina sobre restaurantes y hoteles

Por  |  0 comentarios

El autor de la nota analiza cuál fue el nivel de carga tributaria global sobre el sector en 2017. Informa que, si bien creció en forma sostenida durante las últimas dos décadas, a partir de 2016 comenzó a percibirse un cambio de tendencia en la política tributaria.

Por Nadin Argañaraz (*)

La carga tributaria argentina ha crecido de manera sostenida a lo largo de las últimas dos décadas, tanto si se tiene en cuenta la importancia de la recaudación en la economía -una medida de la presión tributaria efectiva-, como si se consideran las alícuotas y elementos tributarios de los diferentes impuestos -presión tributaria legal-.

En 2016, se comienza a percibir un cambio de tendencia en la política tributaria al menos a nivel federal, con medidas destinadas a su reducción, tales como: la actualización de las deducciones personales en el impuesto a las ganancias, la reducción y eliminación de derechos de exportación, la eliminación de la sobretasa a la distribución de
utilidades, la devolución de IVA a jubilados y pensionados, el cómputo a cuenta de otros impuestos de la totalidad del impuesto al cheque en el caso de micro y pequeñas empresas, entre otros.

En 2017, se mantuvo esta tendencia decreciente como consecuencia de la actualización de deducciones personales y de los tramos de la escala progresiva del impuesto a las ganancias; y de la plena aplicación del pago a cuenta del impuesto al cheque en el caso de las micro y pequeñas empresas. A partir de la la recientemente sancionada reforma tributaria y del consenso fiscal, es de esperar que este sendero de reducción de presión tributaria, -principalmente en lo referido a empresas- se mantenga en los próximos años, tanto a nivel nacional como provincial.

Mi intención con esta columna es tener en claro cuál era el nivel de la carga tributaria global sobre los restaurantes y hoteles, previo al inicio de estas reformas -tanto nacional como provincial-, a partir de un análisis de la legislación tributaria correspondiente a los tres niveles de Gobierno: Nación, Provincias y Municipios.

Breves Aspectos Metodológicos

El costo impositivo legal que afronta el sector se expone teniendo en cuenta el porcentaje del precio que paga un consumidor por las prestaciones, como consecuencia de los impuestos vigentes en cada uno de los fiscos considerados.

Se parte de la legislación impositiva vigente tanto a nivel nacional, provincial y municipal para los casos seleccionados. La misma, se aplica sobre una estructura de costos tipo, obtenida de los informes sectoriales publicados por la AFIP que resumen información patrimonial, de resultados y de tributación efectiva de los contribuyentes, encuadrados según su actividad principal en diversos sectores de la economía nacional. Dado que el último de los informes publicados se basa en los datos de las declaraciones juradas correspondientes al 2010, se ha procedido a efectuar una adecuación para contemplar la diferencia en los incrementos nominales de precios y de salarios sectoriales desde ese momento.

Para el análisis global de la carga tributaria, se consideran los siguientes impuestos:

  • Impuesto a los Ingresos Brutos provincial;
  • Tasa de Seguridad e Higiene, para una muestra de las principales ciudades argentinas;
  • Impuesto Inmobiliario provincial;
  • Tasa de alumbrado, barrido y limpieza municipal, considerando una ciudad;
  • Impuesto al Valor Agregado -IVA-;
  • Impuesto a las Ganancias;
  • Aportes y Contribuciones a la Seguridad Social;
  • Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios.

Se consideran dos modelos de tamaños de unidades económicas (grande y pequeña) a los fines de identificar si existen diferencias significativas en la carga tributaria entre niveles de contribuyentes.

Carga Tributaria sobre Hoteles en 2017

Considerando un tamaño Grande de establecimiento, el sector hotelería tiene en nuestro país una carga tributaria que promedia el 39,3% del precio de venta final del servicio, aproximadamente.

Dentro del 39,3% de la carga tributaria, el principal componente -antes del IVA- lo constituyen los aportes y contribuciones al régimen de seguridad social, con un porcentaje que se ubica aproximadamente en el 47% del total; seguido por el impuesto a los ingresos brutos, con una participación del 19,4%. En tanto, el impuesto a las ganancias ha vuelto a reducir su importancia relativa -el 14,1% en comparación al 14,3% del año anterior- como consecuencia del impacto estimado del ajuste de la escala de personas físicas.

Los impuestos inmobiliarios muestran una participación en torno al 11,3% del costo impositivo total. En tanto, el impuesto al cheque representa el 4,5% del mismo, igual que el valor estimado del año anterior debido a que su cómputo a cuenta de ganancias es para micro y pequeñas empresas -con lo cual el impacto de esta medida se ve con mayor claridad en el tamaño pequeño-.

Finalmente, con un porcentaje aproximado del 3,4%, se ubica la tasa municipal que es el único tributo que ha mostrado un crecimiento relativo en el actual ejercicio.

Para el caso de los hoteles pequeños, la carga tributaria asciende a un 36.3% del precio final, unos tres puntos menos que en el caso de la grande. Esto se debe a la menor incidencia del impuesto al cheque, del impuesto a las ganancias y del impuesto a los ingresos brutos. En el caso de este último, se debe a que varias provincias tienden a aplicar las alícuotas de manera progresiva, con mayores tasas a mayor nivel de facturación.

Carga Tributaria sobre Restaurantes en 2017

En el caso de los restaurantes -considerando un tamaño grande-, se observa que aproximadamente un 39,8% del precio que paga el consumidor, se origina en impuestos nacionales, provinciales y municipales. Este porcentaje es levemente superior al obtenido para el rubro hotelería debido a la mayor incidencia que tiene en la estructura de costos el componente personal. Esto provoca que, en el caso de la hotelería, el impacto tributario del aumento salarial sea más significativo en porcentajes superiores a los ingresos.

Para el tamaño pequeño, la carga tributaria se reduce ligeramente a un 37,3% del precio final, debido a la menor incidencia del impuesto a los débitos y créditos bancarios, ganancias e ingresos brutos.

Cabe realizar una aclaración respecto a los resultados obtenidos: el componente tributario incluido en el precio de los servicios analizados, no incluye la incidencia de la presión tributaria que el sistema impositivo y previsional ejerce sobre los insumos utilizados en la prestación de los mismos. Tal es el caso de los servicios públicos, la publicidad, los alimentos y bebidas, entre otros. En estos casos, seguramente la carga tributaria sea unos puntos aún más elevada.


(*) El doctor Nadin Argañaraz es director de Investigaciones del Instituto
Argentino de Análisis Fiscal (IARAF). Asesor de FEHGRA.

You must be logged in to post a comment Login