FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Pueblos Auténticos, atractivos desde sus raíces

Por  |  0 comentarios

Son su legado, su idiosincrasia, sus costumbres y sus rutinas cotidianas. Cada comunidad tiene una historia y un presente que la contiene, esos detalles que las transforman en destinos turísticos mágicos.

Por Marysol Antón/ Fotos: Ministerio de Turismo de la Nación

Yaguareté Corá

En la riqueza de los detalles abundan las oportunidades. A través de todo el territorio argentino, esto se sabe y también se transforma en fortaleza de cada destino turístico, de los ultra demandados y de los otros; de los que ofrecen miles de actividades y de los que eligieron concentrarse en su modo de vida como atractivo.

Buscando valorar y resaltar las características de estos últimos, se creó el programa Pueblos Auténticos, una iniciativa ideada en conjunto por los ministerios de Turismo y Cultura de la Nación. “Buscamos rescatar nuestra historia, nuestra esencia, nuestra forma de ser, afianzar nuestra identidad”, aseguró el presidente Mauricio Macri durante la presentación de este proyecto.

Esta iniciativa se basa en la elección de pueblos con características únicas, promoviendo la apropiación de la comunidad local y la revalorización del patrimonio natural y cultural. Además, el programa busca alentar el arraigo, favoreciendo la identificación con el pasado y dando un envión económico a las distintas localidades a través de la innovación, la diversificación de la oferta turística, la generación de empleo y la dinamización y sustentabilidad en las economías regionales. Para hacer todo esto efectivo, se impulsa un trabajo en conjunto con el resto de las carteras nacionales y provinciales.

Los Pueblos Auténticos se caracterizan por conservar su identidad e idiosincrasia, plasmadas en diferentes aspectos relacionados con su patrimonio natural y/o cultural, su arquitectura, tradiciones, gastronomía, paisaje, historia, religión, artesanías; y el origen de sus pobladores. Tienen un encanto particular y conservan su esencia a través de los años. Adentrarse en ellos, en sus realidades, es entrar en un microclima especial. Conozcámoslos.

Uno por uno

Aunque esté en medio del Río de la Plata, sobre la desembocadura del río Uruguay, esta isla pertenece al partido bonaerense de La Plata. Se trata de Martín García, un destino del que muchos escuchamos hablar desde niños gracias a las historias que se tejieron en el antiguo penal que allí funcionaba. Esta localidad es una de las elegidas para iniciar el programa de Pueblos Auténticos, y como parte del apoyo que ya está recibiendo, se comenzaron las obras para la ampliación de su puerto.

Integrada por unos 200 habitantes, esta comunidad es muy hospitalaria. Allí, además de la prisión, hay un teatro-cine y -los buenos paladares aseguran- que en sus panaderías se fabrican los mejores panes dulces. Es el escenario de algunos de los hitos históricos más renombrados de la política argentina (basta mencionar que allí estuvo detenido el General Juan D. Perón, justo antes de que los trabajadores reclamaran su libertad el recordado 17 de octubre).

Para quienes aman caminar, nada como recorrer los senderos que conservan la virginidad de la naturaleza de la región. Por último, para poner a prueba el estado físico, un desafío exigente es subir a su viejo faro y desde la altura apreciar la riqueza del Delta.

Isla Martín García

También en la provincia de Buenos Aires encontramos otro pueblo que supo acobijar sus orígenes. Es La Angelita, donde las culturas árabe y cristiana se fusionaron de una manera indisociable, tanto que la gastronomía es la gran demostración de esta unión.

Muchos la conocen como “La pequeña Siria” y para otros es la “pampa gringa”, porque allí se asentaron distintas comunidades de inmigrantes (las estadísticas dicen que hoy el 40% de sus 300 habitantes son de origen árabe-islámico, aunque llegaron a representar el 70% de esta sociedad). Allí los bailes tradicionales son un espectáculo imperdible, siempre acompañados por platos bien sazonados. Una vez al año, el festival de doma gaucha reúne a los curiosos y a quienes quieren demostrar su destreza. Los visitantes también deben conocer la Capilla “La Anunciación”, un edificio antiguo construido en 1941 e inaugurado el 19 de abril de ese mismo año.

Siguiendo con el turismo de comunidades, Moisés Ville tiene el orgullo de ser el primer asentamiento agrícola judío en la Argentina, detalle que les valió ser declarado por la Unesco como destino de Interés Cultural. Al Noroeste de Santa Fe, todavía se puede palpar cómo eran los días de los primeros colonos que llegaron en 1889. Muchos de ellos provenían de lo que actualmente es Ucrania y sembraron aquí sus ideas y creencias.

La restauración de la Sinagoga Baron Hirsch, uno de los puntos fuertes del recorrido turístico arquitectónico de la zona, es uno de los beneficios que Moisés Ville recibirá por ser parte del programa. Aquí también se incluye el Museo Histórico “Aarón Goldman”, que lleva el nombre del primer rabino que pisó estas tierras. También, para los amantes de la historia, no pueden dejar de visitar el primer cementerio israelita que se instaló en el país.

En etapas

La primera parte del programa Pueblos Auténticos involucra 9 destinos: Concepción del Yaguareté Corá, Purmamarca, San Francisco de Alfarcito, Moisés Ville, La Carolina, Gaiman, Camarones, La Angelita e Isla Martín García. Para la siguiente etapa se pensó en: Tolhuin, Villa Traful, Villa Tulumba, Jagüé, Las Cuevas, Antofalla, Sierra Grande (Playas Doradas) y Cachi. En una tercera instancia, anunciaron que trabajarán en las provincias de Entre Ríos, Tucumán, Santa Cruz, San Juan, Formosa, Chaco, Misiones.

Hacia el Sur

En la Patagonia, Chubut tiene dos destinos dentro de este proyecto nacional. El primero es Camarones, una localidad costera donde la pesca se impone como actividad económica. Allí, en la Isla Leones, en la boca norte del Golfo San Jorge, está el faro que lleva el mismo nombre que el accidente geográfico que lo alberga.

Construido un siglo atrás, éste fue propiedad de la Armada Argentina y está frente a la bahía San Gregorio. Actualmente, esta construcción está siendo puesta en valor, pues es parte del Patrimonio Cultural Argentino.

Camarones

Entre los detalles con los que cuenta, el que más se destaca es que posee seis habitaciones, siendo así el faro más importante de la región. A lo arquitectónico, Camarones le suma la riqueza de su fauna. A pocos kilómetros está Punta Tombo, una reserva de pingüinos de Magallanes donde cada año los adultos de esta especie arriban a poner sus huevos, que empollan en cavernas y pozos estratégicamente ubicados. Para no invadir este momento tan importante en la vida de los animales, los visitantes deben seguir los caminos marcados y no abandonarlos.

Camarones

El segundo destino chubutense es Gaiman, conocido por su comunidad galesa. Cerca de Trelew y Puerto Madryn, a estas coordenadas llegaron los primeros colonos en 1865 gracias al velero Mimosa que los transportaba. Eran aventureros, buscaban un lugar deshabitado para instalarse y vivir según sus costumbres. Como muestra de su riqueza cultural, todo turista debe reservarse una tarde para disfrutar de un gustoso té galés acompañado por la torta del mismo origen, especiada y con frutos secos, ideal para reponer energías y guardarse algunas para saborear en el futuro.

Si lo que se busca es conocer a fondo la historia del lugar, nada como visitar el Museo Histórico Regional, ubicado en la ex estación del Ferrocarril Central del Chubut. Edificado en 1909, con ladrillo a la vista y techo a dos aguas, en su interior conserva la documentación original, escrita en galés y en castellano, de la instalación de la colonia. Hay fotografías, herramientas y objetos personales de los fundadores y de los primeros vecinos.

El otro extremo

En el Norte de la Argentina también hay pueblos auténticos, y Jujuy fue favorecida con dos propios incluidos en la primera etapa de la iniciativa. Uno de ellos es San Francisco de Alfarcito, al sur de Cochinoca, sobre la ruta provincial 11, muy cerca de la laguna Guayatayoc y las Salinas Grandes.

Sus principales actividades económicas son la ganadería de llamas y ovejas; y la agricultura, pero se destaca por la gran producción de artesanías con materiales tradicionales de la región. De raigambre prehispánica, su población es reducida pero en constante movimiento: nada como instalarse unos días y vivir su ritmo cotidiano. A más de 3500 metros sobre el nivel del mar, la altura impone el tiempo del andar y los tipos de cultivos que pueden hacer, entre los que se destacan los papines andinos.

El segundo destino es uno de los más conocidos. Se trata de Purmamarca, instalado en los itinerarios internacionales gracias a su Cerro de los Siete Colores, protagonista indiscutido de las postales que parten desde Jujuy al mundo. Este pueblo es una parada obligada para quien desee vivir a pleno los carnavales norteños y para, desde allí, adentrarse en la Quebrada de Humahuaca y en la Puna jujeña.

Con arquitectura colonial y una gastronomía en la que abundan los platos realizados de manera colectiva (como las humitas y los tamales), este pueblo posee calles de tierra y muchas de sus casas todavía muestran sus muros de adobe. Todos los días, en la plaza principal, se despliega una feria de artesanías que los turistas recorren hasta minutos antes de las 12 del mediodía, cuando al escuchar las campanadas de la Iglesia Santa Rosa de Lima, se dejan atraer por sus marcos de madera y diseño antiguo.

Otro hito añoso de este destino es el algarrobo que, calculan, tiene más de seis siglos y medio de vida. Tanto es así, que los historiadores aseguran que bajo su sombra descansaron las tropas del Ejército del Norte, comandadas por Manuel Belgrano. Por último, para conocer más la geografía del lugar, es recomendable hacer los circuitos de la Cuesta de Lipán y el Paseo de los Colorados.

Experiencias internacionales

Otros países implementaron programas similares con éxito. México con Pueblos Mágicos (desde 2001) y Colombia con Pueblos Patrimonio (desde 2010). Además, desde el Ministerio de Turismo, comunicaron una alianza con Perú, México y Colombia para integrar a futuro una Red de Pueblos Latinoamericanos.

Representantes de Litoral y Cuyo

En San Luis, provincia de microclima ideal, su pueblo auténtico también hace gala de esta característica. Así, en La Carolina, ubicado en la base del Cerro Tomolasta, los habitantes de este destino conviven en plena armonía con su entorno e invitan a vivenciarlo. Aquí es posible hacer una excursión peculiar: adentrarse en la mina de oro Buena Esperanza, incluso se puede probar encontrar dicho metal precioso en el río.

Para los más aventureros hay diversas opciones: rappel, tirolesa, trekking y ciclismo en los distintos cerros (Diquecito, Rodeo, Canteras, Mirador, Filones de cuarzo).

La Carolina

Para los más tranquilos, en el Río Grande se practica pesca deportiva de trucha arco iris con devolución. Luego de tanta actividad, es posible refrescarse en los balnearios naturales que hay a lo largo del recorrido del río.

Quienes deseen conocer de cerca las costumbres, hay grupos de hilanderas que dan clases de hilado con la posibilidad de llevarse una pequeña prenda realizada en el momento. Del mismo modo pero en el campo, hay pastores que enseñan los secretos para arrear las llamas. Los amantes de las rocas pueden optar aprender sobre los minerales de la zona en el Museo El Cóndor.

En el Litoral, en Corrientes, está Concepción del Yaguareté Corá, uno de los pueblos más antiguos del país. En esta localidad se destaca el museo La Pilarcita, donde se puede apreciar una de las más grandes colecciones de muñecas. La historia cuenta que Pilar, quien da nombre a la institución, era una niña que en 1917 murió al intentar rescatar su muñeca que se había caído de la carreta, por eso la tradición de atesorar estos juguetes a lo largo de los años.

En Concepción también tiene mucha fuerza el turismo religioso. Hasta aquí vienen muchos visitantes a conocer el Antiguo Templo Parroquial, construido en 1796, donde se dice que Manuel Belgrano participó de una misa cuando iba en su camino al Norte.

Cada uno con su encanto, todos encantadores. Así son nuestros pueblos auténticos.

 

Para conocer más

You must be logged in to post a comment Login