FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

El cóctel, un mundo aparte

Por  |  0 comentarios

La coctelería argentina es creativa y evoluciona constantemente. En esta nota, un poco de historia y algunas ideas sobre las novedades de este segmento que crece en el mundo entero.

Manhattan, Negroni, Dry Martini, Old Fashioned son tragos que, hasta hace algunos años, se imaginaban en cualquier carta de algún bar-terraza lujoso de Nueva York, o bien de alguna pequeña barra de Florencia.

Sin embargo, con el paso del tiempo, la coctelería se ha transformado en una tendencia a nivel mundial y esos tragos, que antes parecían exclusivos de determinados lugares, se han popularizado y han inspirado nuevas combinaciones.

Solo basta con caminar por las calles de Recoleta, Palermo o San Telmo para observar cómo imponentes barras han tomado el lugar de las mesas y cómo los vermuts, los gin y otras botellas de diferentes colores ocupan los estantes superiores y más vistosos de cada espacio.

A medida que la coctelería fue ganando importancia y que la demanda comenzó a ser cada vez más exigente, los bartenders argentinos comenzaron  a profesionalizarse y a transformarse en verdaderos creadores de tendencias a nivel mundial. Tal es así que, desde 2016, la Argentina es parte del World Class, el evento de coctelería más prestigioso del mundo.

Bartenders, las grandes estrellas

En la década de los 50 y los 60, los llamados barman -como se llamaba a los bartenders, ya que en ese momento las mujeres estaban al margen de las barras- vivieron una primera época de oro. Aparecían en la televisión y algunos contaban con sus propios libros de recetas.

Actualmente, a diferencia de aquella época y con la revolución de las redes sociales, los bartenders se han transformado en los nuevos rockstars del mundo gastronómico. Tienen perfiles de Facebook e Instagram con miles de seguidores, viajan a diferentes partes del mundo para mostrar sus destrezas detrás
de la barra, participan de reality shows en los prime time televisivos (el Gran Bartender en Argentina, On The Rocks en Estados Unidos), escriben libros y se han transformado en figuras convocantes para cualquier bar que los tenga a cargo de la barra.

Como parte de esta tendencia, han aparecido diferentes eventos y empresas que han tomado a los bartenders como su figurita más preciada. De esta manera, organizan charlas creativas, degustaciones de productos, maridajes en diferentes restaurantes y convocan a cientos de personas que se sienten atraídas por este viejo mundo que ha comenzado a popularizarse.

Algunas marcas de aperitivos también eligen a los mejores bartenders y los transforman en embajadores de su producto.

El entorno también importa

De la mano con el auge de la coctelería y de la popularidad de los bartenders, los bares también han evolucionado. Ya no alcanza una buena carta de tragos o un nombre reconocible detrás de la barra, se necesita de una propuesta integral que logre captar la atención del público.

Siguiendo esta tendencia, aparecieron los primeros bares temáticos que -inspirados en algún interés particular- buscaron ofrecer algo más que buena gastronomía. Algunos ofrecen espacios con bibliotecas y mesas de lecturas, otros juegos de mesa y alquiler de pools y metegoles; también están los que eligen algún personaje y brindan actividades alrededor del mismo como tertulias, lecturas en grupo, etc.

Sin embargo, actualmente han comenzado a aparecer otro tipo de propuestas, aún más sofisticadas. Los bares de “concepto” o escenográficos son aquellos que cuentan una historia e invitan a que el visitante viaje a través no sólo de la gastronomía y la coctelería, sino
también de la decoración y la arquitectura.

Un ejemplo son aquellos bares que dan una segunda vida a edificios que antes tenían otros usos; tal es el caso del espacio gastronómico In
Galera, en Milán, que funciona dentro de una cárcel. Otro ejemplo es el bar Cottiers, en Glasgow, que ha transformado una iglesia de 1865 en un espacio de culto para el ocio y los amantes de los buenos tragos.

Si bien es una tendencia creciente, la cantidad de espacios para reconvertir es limitada. Por ello, han surgido bares “concepto” construidos desde cero. Tal es el caso de aquellos espacios que eligen alguna escena de otras partes del mundo como una estación de subte de Nueva York o un puerto de algún país europeo y la replican.

Los hoteles cocteleros

A la gastronomía como gran diferencial, los hoteles han sumado a la coctelería como parte fundamental de sus propuestas. En algunos casos, la apuesta es fuerte y, a los infaltables restaurantes, se les suman bares donde los tragos de autor son el plato fuerte. Estas barras compiten con las de los diferentes espacios de la ciudad y los hoteles se transforman no sólo en un atractivo para aquellos que deseen pasar la noche, sino también para aquellos que buscan pasarun buen rato.

Pero no sólo los hoteles han incorporado a la coctelería, sino también las empresas de turismo. En La Habana -declarada como Capital Iberoamericana de la Coctelería 2018 por la FITUR- por ejemplo, existen tours que llevan a los visitantes a recorrer los restaurantes y bares que solía frecuentar el escritor Ernest Hemingway, y probar las diferentes especialidades de cada uno.

En España, todos los otoños desde 2014, se realiza Coctelsaña; una verdadera fiesta de la coctelería donde más de 40 bares ofrecen tragos a 5 euros. Este evento en el barrio de Malasaña, atrae tanto a locales como a extranjeros y es una de las rutas de cócteles más famosas del mundo.

Por su parte, Buenos Aires también está sumándose a las ciudades cocteleras. FEHGRA eligió el “Trago Argentino Mate” para mostrar en la feria española FITUR sus excelentes productos de la mano del coctelero Diego Cabrera.

You must be logged in to post a comment Login