FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Hoteles con arte

Por  |  0 comentarios

El arte dejó de ser exclusivo de los museos. Las obras abandonaron esas paredes impolutas para alcanzar otros espacios como la calle, los bares temáticos y ¡los hoteles!

Por Carola Cinto

Con paredes intervenidas con pinturas o diseños originales, habitaciones que llevan nombres de grandes artistas, ubicaciones cercanas a los distritos de arte de cada ciudad, lobbies plagados de grandes obras y esculturas, los art hotels u hoteles de arte se imponen en ciudades de todo el mundo.

A la gastronomía de primer nivel o el spa todo incluido puede sumarse hoy el arte como una experiencia 24 horas. Los viajeros no solo pueden contemplar una buena obra mientras almuerzan, desayunan o cenan; lo pueden hacer desde que abren los ojos, en su propia habitación.

“Actualmente, una de las actividades de más prestigio en cualquier sociedad es el arte y el mismo se hace disfrutable en diferentes contextos como por ejemplo en hoteles”, dijo Ignacio Gutiérrez Zaldívar, director de la galería de arte Zurbarán, una de las más reconocidas del país.

Si bien los hoteles incorporaron al arte prácticamente desde un primer momento, la tendencia se ha transformado en una apuesta fuerte por parte de las grandes cadenas. Actualmente, las obras que se exponen no son obras hechas en serie, sino que son originales de artistas nacionales e internacionales. En algunos casos, las piezas que se exponen son pintadas in situ, mientras los huéspedes pasean por los pasillos.

“Mis obras no solo se exponen, también me tocó pintar en vivo para que los huéspedes y visitantes puedan ver todo el proceso: desde que se crea la obra hasta que se cuelga en el lobby del hotel”, comentó Norberto Moncarz, artista argentino que representó al país en dos ocasiones en la Bienal de Florencia. Su firma es un recurrente en los pasillos de grandes cadenas hoteleras de México, Italia, España, Estados Unidos y Argentina.

Para Moncarz, esta tendencia es algo que beneficia tanto a la visibilidad de las obras del artista, como al público que transita por los pasillos de los hoteles: “Estos espacios reciben personas que vienen de diferentes lugares y se transforman en una posibilidad de acercar el arte a un público que quizás no tiene tendencia de ir a un museo; tienen una aproximación sin buscarla. Para el artista, por su parte, se transforma en una manera de mostrar lo que hace”, afirmó.

Por otro lado, Gutiérrez Zaldívar agregó: “Para los artistas, es una exposición permanente y, además, les permite colgar sus obras en entornos que suelen tener una puesta extraordinaria”.

Valor agregado
Esta tendencia ha crecido tanto en el último tiempo que muchos hoteles, no solo han decorado sus paredes con obras originales y exclusivas, sino que también han transformado al arte como el eje de la experiencia y el valor agregado que ofrecen.

En algunos casos, los artistas conviven durante varios días dentro del edificio, interviniendo cada una de las habitaciones con su propio estilo. De esta manera, cada espacio toma el nombre de quien trabajó allí y, a la hora de hacer el check in, cada huésped puede elegir la habitación de acuerdo con el estilo o artista que más le guste.

Hay habitaciones con colores más tranquilos y dibujos más serios que son especiales para huéspedes adultos, y otras de colores más estridentes y figuras más infantiles, ideales para niños.

En el caso de que el huésped se interese por las obras o por el artista, el propio hotel ofrece la posibilidad de que la persona pueda conocer y compartir unas horas con la persona que estuvo detrás de la decoración e intervención de la habitación donde se hospeda.

Otros jugadores
Las operadoras de turismo son otro de los actores que entran en juego en esta tendencia. Dentro de sus propuestas de recorridos, incluyen algunas relacionadas con la exploración del arte en cierto punto del planeta. Por ejemplo: si eligen Uruguay, la estadía incluye noches en algún hotel específico de arte, recorridos guiados con los artistas que trabajaron en las diferentes habitaciones del edificio, workshops dictados por ellos, visitas a talleres y museos, entre otros.

Generalmente, este tipo de contingente está compuesto por personas que se interesan en la materia y que tienen conocimiento previo del arte. Por eso, se suman actividades extra como por ejemplo clases de fotografía, de pintura, de escultura; y, durante todo el recorrido, van acompañados de algún curador o especialista en arte que los guía por los diferentes lugares y espacios.

Actualmente, también ha surgido la tendencia de contingentes pequeños que viajan específicamente a grandes eventos de arte como Art Basel Miami, Bienal de Venecia, documenta Kassel, entre otros. Una vez en el lugar, no solo visitan las ferias y conocen a los artistas, sino también que se hospedan en hoteles que ofrecen experiencias cercanas al arte.

Más allá de las diferentes alternativas que han aparecido gracias a la fusión del arte con el mercado hotelero y de viajes, la tendencia ha crecido de manera tan exponencial que las grandes publicaciones de turismo ya han comenzado a “ranquear” cuáles son los mejores hoteles de arte. ¿Será esta una tendencia que llegó para quedarse?

You must be logged in to post a comment Login