FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Cuando las aguas sanan y arropan

Por  |  0 comentarios

Aguas poderosas que benefician cuerpo y alma. El producto “termas” brilla en Argentina, gracias a las napas milagrosas de su tierra, y sigue un camino de crecimiento en todo el país.

¿Por dónde empezar una nota para explicar todos los beneficios que ofrecen las aguas surgentes? Casi cualquier punto del país que elijamos para comenzar puede resultar mezquino: los 70 centros termales son espectaculares, tienen spa, tratamientos personalizados, médicos que cuidan la salud de los visitantes, paisajes majestuosos, restaurantes especializados y hoteles de hasta cinco estrellas, entre otras cosas.

El producto “termas” empezó a principios del siglo pasado como una oferta para gente mayor, con confort moderado. Con el tiempo, esfuerzos y mucha inversión, se reconvirtió al ritmo de la tendencia wellness, incorporó infraestructura, modernos servicios —no solo terapéuticos, sino también recreativos—, gastronomía gourmet, y se transformó en una propuesta atractiva, basada en ofrecer experiencias a medida del viajero, con condimentos lúdicos, que suman a la familia y a los jóvenes. De tal forma se aggiornó que destinos condenados a cerrar sus puertas durante estaciones enteras hoy reciben viajeros todo el año, generando ingresos y fuentes de trabajo en sus comunidades locales.

Por entonces, la reina de las termas era la ubicada en la ciudad de Río Hondo, en Santiago del Estero, pero en el Litoral, concretamente en Entre Ríos, las aguas termales ya manaban y los primeros establecimientos hoteleros tomaban las formas que hoy se han perfeccionado en todo sentido.

Actualmente, la provincia de Entre Ríos es la que tiene mayor cantidad de destinos, con dieciocho centros termales; seguida por Buenos Aires con once; Mendoza con siete; San Juan, con cinco; y los demás con cuatro y menos. De ese total, cincuenta y seis destinos brindan infraestructura y catorce están ubicados muy cerca de ciudades que ofrecen al visitante todas las comodidades. Por otra parte, Las Termas de Río Hondo sigue destacándose como un centro de características únicas y con una importante infraestructura hotelera y gastronómica (ver nota en esta revista).

Lo cierto es que los emprendedores vieron que el turismo termal era una verdadera oportunidad, con gran proyección de futuro, tal como lo confirmaban las cifras de un segmento que crece en el mundo entero. Según un estudio realizado por Global Wellness, hay más de 26.000 establecimientos en más de 100 países que ofrecen bienestar, instalaciones y servicios recreativos y terapéuticos construidos alrededor de aguas termales o minerales.

Mimos para el cuerpo

Las aguas termales tienen diferentes orígenes geológicos, diversas temperaturas y emergen a la superficie de distintas maneras. Y, por eso, los tratamientos que se ofrecen son distintos y muchas veces personalizados. En los últimos años los centros termales han sumado a su infraestructura tratamientos en espectaculares spas y centros estéticos, que complementan los beneficios de las aguas naturales.

Un recorrido posible es tomar la columna vertebral natural del país, esto es, la Cordillera de los Andes. Es que a lo largo de su geografía se pueden visitar termas de origen volcánico o montañoso, entre las que se distinguen las de Reyes, en Jujuy; las del Puente del Inca, en Mendoza; y las de Caviahue y Copahue en Neuquén.

En Entre Ríos, algunas de las ciudades en las que se encuentran aguas termales son Federación, Chajarí, Concordia, Colón, Villa Elisa, Gualeguaychú y La Paz. Sus aguas varían entre dulce, salada e incluso agua marina. En la Provincia de Buenos Aires, las Termas Marinas en San Clemente del Tuyú es uno de los complejos más modernos del país y, dicen los expertos, sus aguas tienen una excelente calidad para la hidroterapia y poseen tres veces más sal que el agua de mar.

También las provincias de La Pampa, Catamarca, Chaco, San Luis y San Juan cuentan con termas en donde la oferta turística está en pleno desarrollo y donde se puede disfrutar de los beneficios de las propiedades de sus aguas.

Fuera todo rastro de estrés

Es por la variedad que se dificulta la elección. Pero dicen también que en esa variedad está el gusto. Las termas mendocinas tienen la particularidad de ofrecerle al visitante buenas caminatas, baños de barro o de malbec en alguno de los spas más exquisitos, y una gastronomía particular y recomendable. Por ejemplo, en 1822, Cacheuta ya gozaba de gran reconocimiento y con la llegada del Ferrocarril Transandino a fines del siglo XIX se construyeron las primeras piletas para los baños.

Otra de las termas con historia y muy popular es la de Villa Elisa, en Entre Ríos, que se destaca por estar abierta todo el año. Allí, el agua termal salada surge desde los 1036 metros de profundidad, a una temperatura de 40°C en boca de pozo y es de tipo clorurada, sulfatada, sódica, de fuerte mineralización. Su principal fuente de administración es a través de baños, duchas e inhalación. El complejo cuenta con diversas piscinas de diferentes usos y temperaturas, pero además luce orgullosamente una plaza acuática para niños con juegos y toboganes, de uso exclusivo en temporada estival. Los profesionales locales informan que allí los mecanismos de acción terapéutica del agua termal son variadísimos e indicados para distintas afecciones.

Más al norte, en el Chaco, están las termas de Roque Sáenz Peña, consideradas unas de las mejores del país por sus propiedades medicinales. Con los años e impulsado por la gran convocatoria de turistas, el centro termal se fue aggiornando y hoy ofrece un excelente servicio de hotelería, enfatizado por el encantador paisaje chaqueño. Sauna, baños turcos, masajes, tratamientos estéticos y cosmetológicos consuman la oferta termal, y se destaca la atención personalizada que ayuda a lograr un estado de relajación capaz de eliminar definitivamente todo rastro de estrés.

En tanto, en la provincia de San Juan, es inminente la visita a las Termas de Pismanta, que en lengua nativa significa “rayo de sol por el lado derecho”. Estas aguas son utilizadas desde la época prehispánica y eran recomendadas porque ayudaban a “recuperar la salud perdida”. Según cuenta la leyenda, las comunidades originarias ofrendaban algo al dios dueño del manantial y su rechazo significaba que el enfermo no tenía cura. En cuanto a las características de las aguas termales, son sulfatadas sódicas, sulfurosas, ligeramente bicarbonatadas. Otras características: mesotermal de origen volcánico, de mineralización débil y se encuentran a una temperatura de hasta 45°C. Se recomiendan los baños de inmersión en piscinas que reciben el agua directamente de la fuente principal, a una temperatura que varía entre los 38°C y los 44°C. Son ideales para las afecciones en la piel, alergias, reumatismo, entre otras. Por su sabor y liviandad, el agua es apta para beber; contiene elementos purificadores y tonificantes.

Si el viajero es un excéntrico explorador, no tiene que dejar de visitar las aguas termales de Río Valdez, a escasos kilómetros de la ciudad de Tolhuin, en Tierra del Fuego. Las propiedades terapéuticas y el entorno relajante constituyen un importante atractivo de la zona, que es disfrutado por fueguinos y visitantes. Se alzan a unos 200 metros sobre el nivel del mar y se encuentran al pie de la Cordillera Fueguina, aproximadamente a 10 kilómetros hacia el sur del extremo oriental del Lago Fagnano, uno de los sitios naturales más bellos del planeta. Sitio ideal donde hallar el silencio y la tranquilidad, ofrece una experiencia diferente y renovadora.

En Jujuy, por ejemplo, se encuentran las termas de Aguas Calientes, en la ciudad del mismo nombre. Las vertientes fueron estudiadas por primera vez en 1905 y están ubicadas sobre las laderas de las sierras subandinas, que dan comienzo a una selva exuberante e impenetrable. La gran diversidad de especies vegetales y animales lo convierten en uno de los ecosistemas de mayor biodiversidad del país.

Mucho más al sur, en la provincia de Buenos Aires se encuentran las termas de Caruhé. Alimentadas por el milagroso Lago Epecuén, esta estación termal se ubica al sudoeste en el partido de Adolfo Alsina y colma de salud y relax a la encantadora ciudad que las acoge. Las aguas están altamente mineralizadas y son recomendadas para tratar enfermedades como artritis, artrosis, psoriasis y más. Las termas tienen piscinas cubiertas, jacuzzi, bañaderas de inmersión, fangoterapia en cabinas, masoterapia, kinesioterapia, gimnasio y cosmetología.

Para finalizar, volvamos al Litoral, a las legendarias termas de Federación, una de las más famosas del país, junto a las de Río Hondo, y las primeras de la Mesopotamia argentina, que datan de 1994. Cristalina y caudalosa, el agua potable del complejo surge desde una profundidad de 1268 metros y pertenece al llamado Acuífero Guaraní, el mismo del que se nutren las termas de Uruguay y Brasil. Fluyen 450.000 litros de agua por hora, a una temperatura constante de 42,5°C, y con una presión de casi 6 kilogramos por centímetro cuadrado. El Parque Termal, un oasis de relax, se encuentra ubicado dentro de la planta urbana de la ciudad, a pocas cuadras del Centro Comercial y a orillas del Lago Salto Grande.

El futuro

El turismo global está creciendo y los viajeros incorporan cada vez más bienestar en sus viajes. Eligen hoteles que ofrecen menús saludables, spas, gimnasios y otras ofertas de bienestar. Cada vez más establecimientos se transforman en centros de wellness e incorporan servicios, como habitaciones con elementos de gimnasio para hacer estiramientos, pesas o flexiones; o máquinas expendedoras con comida saludable.

Los especialistas dicen que las villas termales desarrollan en principio tres negocios básicos: la hostelería, la restauración y los tratamientos, pero cada una de las comunidades, ya sean pequeñas o grandes, proponen ofertas complementarias para los termalistas, como actividades de turismo de aventura o venta de artesanías, entre otras. Muchos ejemplos en distintas partes del mundo ponen en evidencia que las poblaciones con centros termales alcanzan pleno empleo y suelen aumentar significativamente la renta per capita. La puesta en marcha del producto termal genera desarrollo.

 


Un producto que crece y genera trabajo sustentable

 Por Gustavo Santos, ministro de Turismo de la Nación

El turismo de bienestar y termalismo sigue creciendo en todo el país, con presencia en casi veinte provincias y un perfil del turista cada vez más amplio, que pasó de estar vinculado a la tercera edad a la inclusión de varones y mujeres de todas las edades.

Desde el Ministerio de Turismo de la Nación, impulsamos este producto que requiere acciones conjuntas de los sectores público y privado para consolidar la actividad, sumando inversiones, calidad, profesionalismo, diversidad en la oferta, promoción.

Además, es importante destacar que, a partir de una desestacionalidad cada vez más acentuada, el turismo de bienestar y termalismo está incrementando su aporte a la generación de puestos de trabajo dignos y sustentables, un punto clave en la contribución del sector a la economía nacional.

Más allá de un movimiento interno intenso, en esta nueva Argentina que abrió sus puertas y volvió a amigarse con el mundo, este producto se posiciona como un fuerte atractivo para visitantes extranjeros, en múltiples paisajes que aportan su naturaleza pródiga y sus propuestas culturales extraordinarias.

También en turismo de bienestar y termalismo, tenemos que continuar trabajando para seguir escalando posiciones a nivel internacional hasta convertir a la Argentina en un destino insoslayable. Los avances recientes en materia de conectividad son un puente fundamental hacia ese objetivo.

Que el mundo sepa que, en el extremo sur del continente americano, lo estamos esperando para que disfrute de una estadía seguramente inolvidable.

 


El desafío de Entre Ríos

En el lanzamiento de la temporada turística de invierno de la Provincia de Entre Ríos en Buenos Aires, más de treinta municipios mostraron sus ofertas turísticas, entre las que se destacaron los destinos termales de Gualeguaychú, Concordia, Concepción del Uruguay, Colón, San José, Villa Elisa, Basavilbaso, María Grande, Villaguay y Federación. En este marco, el ministro de Turismo provincial, Adrián Fuertes, dijo que el Gobierno provincial plantea que “lo importante es que el sector funcione bien para que haya inversiones y los hijos de las familias entrerrianas tengan trabajo. Eso es lo que hacemos todos los días y hemos podido lograr una sinergia positiva y una articulación de trabajo realmente excepcional con todos los que conforman el sector, es decir, los privados, el Estado, la universidad, el sindicato de trabajadores”.


Termas de Argentina

  1. Buenos Aires. Adolfo Alsina: Carhué
  2. Buenos Aires. Bahía Blanca: IREL
  3. Buenos Aires. Dolores: Parque Termal de Dolores
  4. Buenos Aires. General Belgrano del Salado
  5. Buenos Aires. Mar del Plata: Manantiales Spa de Mar
  6. Buenos Aires. Médanos: Termas de Médano
  7. Buenos Aires. Patagones: Los Gauchos
  8. Buenos Aires. Puán: Balneario Municipal
  9. Buenos Aires. San Clemente de Tuyú: Ocean Spa
  10. Buenos Aires. San Clemente de Tuyú: Termas Marinas
  11. Buenos Aires. Villarino: Pedro Luro
  12. Catamarca. Fiambalá: Termas de Fiambalá
  13. Catamarca. Hualfin: Quebrada de Hualfín
  14. Catamarca. Tinogasta: La Aguadita
  15. Catamarca. Villa Vil: Cura Fierro o Baños Grandes
  16. Catamarca. Villa Vil: Villa Vil Manantial Termal
  17. Chaco. Roque Sáenz Peña: Roque Sáenz Peña
  18. Córdoba. Capilla del Monte: De Uritorco
  19. Córdoba. Miramar: Mar Chiquita
  20. Corrientes. Monte Caseros: Parque Acuático Termal Monte Caseros
  21. Entre Ríos. Basavilbaso: Ciudad Spa
  22. Entre Ríos. Chajarí: Chajarí
  23. Entre Ríos. Colón: Colón
  24. Entre Ríos. Concepción del Uruguay: El descanso
  25. Entre Ríos. Concepción del Uruguay: Uruguay
  26. Entre Ríos. Concordia: H2O Termal Village Termal
  27. Entre Ríos. Concordia: De la vertiente
  28. Entre Ríos. Concordia: Perilago Salto Grande
  29. Entre Ríos. Diamante: Diamante
  30. Entre Ríos. Federación: Federación
  31. Entre Ríos. Gualeguaychú: Guaychú
  32. Entre Ríos. La Paz: La Paz
  33. Entre Ríos. María Grande: María Grande
  34. Entre Ríos. Pueblo Belgrano: Gualeguaychú
  35. Entre Ríos. San José: Villa San José
  36. Entre Ríos. Victoria: Victoria del Agua
  37. Entre Ríos. Villa Elisa: Villa Elisa
  38. Entre Ríos. Villaguay: Parque Terapéutico Termal & Spa Villaguay
  39. Jujuy. Capital: Termas de Reyes
  40. Jujuy. Santa Bárbara: Aguas Calientes/ Caimancito
  41. La Pampa. Guatraché: Parque Termal Laguna Guatraché
  42. La Pampa. Larroudé: Centro Termal Bernardo Larroudé
  43. La Rioja. Arauco: Santa Teresita
  44. La Rioja. Los Mogotes: Los Mogotes Colorados
  45. Mendoza. Cacheuta: Cacheuta
  46. Mendoza. El Sosneado: El Sosneado
  47. Mendoza. Las Heras: Del Challao
  48. Mendoza. Los Molles: Los Molles
  49. Mendoza. Malargüe: Cajón Grande
  50. Mendoza. Malargüe: El Azufre
  51. Mendoza. Puente del Inca: Puente del Inca
  52. Misiones. Oberá: Termas de la Selva
  53. Neuquén. Aguas Calientes: Sistema Protegido Volcán Domuyo
  54. Neuquén. Copahue: Copahue
  55. Neuquén. Epulafquen: Lahuenco
  56. Neuquén. Pre Cordillera: Queñi
  57. Salta. El Bordo: El Sauce
  58. Salta. Rosario de la Frontera: Rosario de la Frontera
  59. San Juan. Albardón: La Laja
  60. San Juan. Huaco: Agua Hedionda
  61. San Juan. Iglesias: Pampas del Cura
  62. San Juan. Pismanta: Pismanta
  63. San Juan. Talacasto: Talacasto
  64. San Luis. Balde: Balde
  65. San Luis. San Gerónimo: San Gerónimo
  66. Santa Fe. Melincué: Melincué
  67. Santa Fe. Oliveros: Campo Timbó
  68. Santiago del Estero. Río Hondo: Las Termas de Río Hondo
  69. Tierra Del Fuego. Tolhuin: Río Valdez
  70. Tucumán. Granaderos: Taco Ralo

*Fuente: Ministerio de Turismo de la Nación

*Agradecimiento al licenciado Diego Conca Lapasset, de la Subsecretaría de Desarrollo Turístico del Ministerio de Turismo de la Nación.

You must be logged in to post a comment Login