FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Paisajes para esperar el invierno

Por  |  0 comentarios

En esta edición, el lector puede recorrer bellos paisajes y reconocer la idiosincrasia de polos consagrados de la provincia de Buenos Aires, el Litoral y la Patagonia.

Junín

  • Fotos: Cámara Empresaria Hotelera Gastronómica de Junín

La ciudad de Junín, a una distancia de 260 kilómetros al noroeste de la ciudad de Buenos Aires, es uno de los destinos más amables y pintorescos de la Provincia. Tiene de todo: arte, gastronomía, parte de la historia de Eva Duarte —una de las mujeres más importantes del país—, cultura, deportes lacustres, balnearios y diversión.

Los datos geográficos puros y duros dicen que la ciudad, cabecera del Departamento del mismo nombre, está justito en la confluencia de las Rutas Nacionales N° 7 y N° 188; y la Ruta Provincial N° 65, aunque a esa ciudad también se puede arribar en tren, otra de las atracciones turísticas imperdibles por su rica historia.

¿Más? Al éxodo de los jóvenes a las ciudades más grandes para poder estudiar, Junín le opuso la Universidad del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA), con sede allí y en Pergamino, que constituye un importante polo educativo para toda la región. En sus aulas se pueden cursar carreras de grado y tecnicaturas de Ciencias Agrarias y Naturales, Ciencias Sociales y Humanas, Ciencias Económicas y Jurídicas, y Tecnología.

Para el deleite de los que gozan de la tranquilidad del agua —o sus turbulencias cuando el viento se pone bravo—, la Laguna de Gómez, a 12 kilómetros de la ciudad, es una de las alternativas más famosas de la zona y cuenta con todos los servicios para el visitante, repartidos en una superficie de entre 3500 y 4000 hectáreas bañadas y 250 arboladas. Pero hay más opciones lacustres, como las lagunas El Carpincho y Mar Chiquita.

Además de opciones para el turismo rural, hay una admirable cantidad de museos y estatuas dignas de admirar. En cuanto a los varios circuitos para recorrer, se recomienda el del Fuerte Federación, fundado en 1827, por ser una de las obras más completas en su género de la provincia de Buenos Aires, por los detalles de su construcción y sus condiciones defensivas. Para evitar a los intrusos, el fuerte estaba “foseado” por una zanja de 3,50 metros de boca por 2,50 metros de profundidad y en forma de pentágono. Imperdible.

Necochea

  • Foto: Subsecretaría de Turismo de la Provincia de Buenos Aires

Los nativos de Necochea tienen una virtud: convencen a todos de que la ciudad balnearia es la verdadera perla de la Costa Atlántica. Y no hay quien se los discuta.

La ciudad se caracteriza por la majestuosidad de sus playas de hasta 300 metros de ancho y el vecino Puerto Quequén, tan hermoso como misterioso.

En la villa balnearia es obligado el paso por la Rambla Municipal, desde donde se puede apreciar la amplitud y belleza de sus playas localizadas sobre sus 70 kilómetros de frente costero.

También concentra un amplio sector comercial, con gran variedad de paseos de compras, productos artesanales y delicias regionales en su oferta gastronómica, además, claro, de cientos de alojamientos para todos los presupuestos.

Necochea es un destino ideal para los amantes de los deportes acuáticos y de la pesca deportiva, que se puede practicar en el río Quequén Grande, en las lagunas o en la costa. Además, las características del mar, sus extensas playas y sus médanos son el marco ideal para el desarrollo de deportes extremos y safaris fotográficos.

La propuesta se completa con actividades como rafting, canotaje y slalom en los rápidos del río Quequén, o con la práctica de golf en una particular cancha de 18 hoyos sobre médanos forestados.

Pero hay más para conocer, como el Parque Miguel Lillo, un hermoso bosque costero de 640 hectáreas que albergan árboles centenarios.

En tanto, Las Grutas, a pocos kilómetros de la villa balnearia, debe su nombre a unas aberturas costeras formadas por la erosión producida por las fuertes olas del bravo mar. Es un lugar caracterizado por su tranquilidad, ideal para ir a hacer un típico asado entre las cuevas formadas por las rocas. Se hallan a escasos kilómetros del centro urbano y se accede a ellas a través de la Avenida 2.

Por último, Las Cascadas, a 16 kilómetros de la desembocadura del río Quequén Grande, son accidentes geográficos que atraen a gran cantidad de turistas por la posibilidad de practicar la pesca.

Esta sucesión de saltos y rápidos también suele ser utilizada por kayakistas que descienden desde el río a través de pequeños saltos de entre 20 y 90 centímetros, llegando a picos de hasta un metro. En el lugar funciona una estación de piscicultura y un balneario.

Concepción del Uruguay

  • Fotos: Mintur Entre Ríos

“Una secuencia de reliquias históricas insertas en el presente delinea la apariencia manifiesta de la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay. Un pedazo de territorio que aún ostenta el orgullo de haber sido cuna del Caudillo Francisco Ramírez; una ramificación de caminos que conduce tras las huellas del General Urquiza; un centro cívico que no olvida haber sido capital de provincia… tres rostros de la misma ciudad, tres componentes básicos que hacen a su esencia y su importancia cultural y turística”, dice la página oficial de turismo de la provincia de Entre Ríos.

Y en nada se equivoca.

Es que esta ciudad del Litoral está plagada de historia y conocer su tierra contribuye a comprender más el pasado de la Patria.

“A sabiendas de que su historia es de grandeza, caminar por la ciudad de Concepción del Uruguay, visitar sus sitios destacados, adentrarse en el pasado recorriendo jardines, palacios y casas históricas, es una oportunidad imperdible para todo apasionado por los relatos añejos”, insiste la voz.

El punto de inicio del itinerario no puede sino centrarse en la Plaza Ramírez, Lugar Histórico Nacional donde Urquiza se pronunció contra Rosas y en torno a la cual se erigen al menos tres monumentos.

La Basílica de la Inmaculada Concepción y en ella el impactante mausoleo que guarda los restos del militar y político varias veces gobernador de Entre Ríos y Presidente de la Confederación Argentina entre 1854 y 1860; el Colegio Nacional, que ayer acogió a numerosas figuras de la política, el arte y las letras, y que hoy sigue instruyendo a jóvenes entrerrianos; y la residencia que Urquiza nunca llegó a habitar, y que actualmente es Correo y Museo; son recintos para conocer, así como el obelisco que homenajea a Francisco Ramírez.

Con tal grandeza desplegada en tan breve espacio del centro urbano, Concepción enriquece su dinamismo cotidiano, aunque valorando su aire natural, conservando su espíritu entrerriano, y cuidándose de no menospreciar la sensación de tranquilidad inherente de estos pagos.

San Martín de los Andes

Esta joven ciudad cordillerana, ubicada en plena Cordillera de los Andes y a la vera del lago Lácar, muestra un permanente crecimiento que la convierte en el principal destino turístico de la provincia del Neuquén.

Su ejido municipal de 14000 hectáreas es sede de la intendencia del Parque Nacional Lanín, una de las áreas protegidas más importantes de la Argentina.

Con una población estable estimada en los 30000 habitantes y un entorno natural privilegiado, permite el desarrollo de actividades en la naturaleza (pesca y caza deportiva, montañismo, camping, andinismo, rafting, agroturismo, entre muchas otras), asegurando al visitante una estadía inolvidable.

Ubicada a 640 metros sobre el nivel del mar, sobre un sistema natural característico de los Andes Patagónicos Húmedos, con montañas cubiertas de densos bosques nativos, arroyos cristalinos y una gran biodiversidad, conforma una región de alta calidad ambiental.

Durante el invierno, la villa se convierte en uno de los centros de deportes invernales más importantes de América y nada tiene que envidiarle a los mejores de Europa.

Tiene una capacidad hotelera que casi duplica su población estable y la pujanza económica hace que cada año el esquiador experto se encuentre con más y mejores pistas, medios de elevación modernos y una oferta gourmet que se equipara con las mejores del país.

Los amantes de la pesca tienen acá un lago ideal para sacarse las ganas o, en general, para convertirse en un fan que tratará de volver año a año.

Se puede llegar a esta ciudad en avión o por tierra, viaje que desde estas páginas recomendamos por su inconmensurable belleza.

Por vía aérea, se accede a través del aeropuerto Chapelco, distante a 22 kilómetros del casco urbano. La frontera con la República de Chile se ubica a solo 45 kilómetros de la ciudad.

Quienes se afinquen en la ciudad por algunos días descubrirán que es una urbe fácil de recorrer, ya que la mayor cantidad de servicios los encuentran sobre la céntrica calle San Martín, principal arteria de circulación única hacia el lago Lácar. En su centro cívico convergen la plaza principal, las oficinas de Turismo, el edificio municipal, la Intendencia del Parque Nacional Lanín y las oficinas del Correo y el Banco de la Nación Argentina.

You must be logged in to post a comment Login