FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Las buenas prácticas son una buena idea

Por  |  0 comentarios

Ser una empresa socialmente responsable es adoptar buenas prácticas en tres dimensiones fundamentales: la económica, la social y la medioambiental.

Por la licenciada Mary Grunfeld (*)

Solo si hay logros económicos, medioambientales y sociales, la empresa es sostenible. Si hay logros económicos, pero faltan los sociales y medioambientales, no es sostenible. Si hay logros medioambientales y sociales, pero no económicos, no es independiente.

La empresa hotelera y gastronómica socialmente responsable se preocupa por sus colaboradores en los ámbitos social y laboral; por sus proveedores y clientes; enmarca su gestión dentro de la legislación vigente y elige trabajar con quienes tienen un comportamiento responsable; se preocupa por su comunidad, cuida el medioambiente y presta apoyo a grupos menos favorecidos. Si integra estos principios en su gestión, su estrategia, políticas y procedimientos, responsabilizándose por el impacto que se deriva de sus acciones, es sin duda una Empresa Socialmente Responsable.

Para implementar buenas prácticas NO es necesario cambiar la forma de ser empresario. Su hotel o restaurante siguen teniendo clientes, proveedores, empleados, socios, colaboradores externos y vínculo con la comunidad. Siguen dedicándose a vender productos y servicios complementarios. Sí cambia el modo en que se relaciona con el entorno: escucha más y se comunica mejor con sus grupos de interés.

Las tres dimensiones —económica, medioambiental y social— pueden asumir dos perspectivas: la interna y la externa. El ámbito interno está relacionado con la forma de obtener, procesar y elaborar sus productos y servicios; y con prestar atención a los derechos de los trabajadores: igualdad de oportunidades, salud y seguridad laboral, conciliación de la vida familiar con la laboral. En el ámbito externo, hay que prestar atención al derecho de los clientes, descartar las malas prácticas, realizar acción cultural medioambiental y social en la comunidad donde opera. Los motivos son sencillos:

  • Los clientes prefieren comprar a proveedores fiables y responsables que cumplan y entreguen calidad.
  • Los proveedores prefieren vender al que compre en forma sistemática y pague puntualmente.
  • La comunidad quiere que las empresas tengan conducta responsable en lo social y medioambiental.
  • El empleado desea trabajar en una empresa bien considerada, que sepa valorar su contribución a los resultados.

A continuación, se incluyen algunas consideraciones para implementar buenas prácticas en estas tres dimensiones.

Buenas prácticas en lo social

  • Proporcionar igualdad de oportunidades al ofrecer cargos: no discriminación e igualdad de derechos, plasmado en los canales de comunicación internos y con los clientes.
  • Dar prioridad en la elección de días de vacaciones a padres de menores.
  • Tener algún convenio y/o descuento en guardería cercana para trabajadores con niños.
  • Incluir al menos una comida saludable en la carta del personal. Atención a necesidades especiales en el menú de empleados: celíacos, vegetarianos, diabéticos, religiosos, etcétera.
  • Ofrecer accesibilidad para discapacitados. Letra legible en señalización. Implementar el Braille.
  • Incluir mesas redondas para facilitar la comunicación de personas hipoacúsicas.
  • Otorgar espacio para perros de compañía.

En el entorno social

  • Fomentar entre los clientes y el personal el conocimiento y difusión de la cultura y gastronomía locales.
  • Ofrecer platos e ingredientes típicos, comprar alimentos en negocios locales, apoyando la economía regional y ahorrar en fletes.
  • Utilizar elementos decorativos de artesanos de la zona, para revitalizar los negocios del lugar.
  • Organizar rutas y recorridos por la zona para el turista: cultura, bailes, música, exploraciones, ferias.
  • Incentivar el voluntariado y fomentar la participación de todos (incluso gerentes) en acciones para la comunidad: limpiar balnearios, plantar árboles, pintar escuelas, donar alimentos, etcétera.

Participación del personal

  • Tener cupo en la plantilla para trabajadores de la zona.
  • Incentivar al personal a involucrarse en la mejora continua del hotel: habilitar buzón de sugerencias.
  • Implementar consultas a los empleados para que vuelquen su necesidad de formación y sus preferencias.
  • Asegurar a todos al menos un curso de formación al año.

Seguridad y salud laboral

  • Tener un plan de formación en primeros auxilios.
  • Evaluar los riesgos de cada área.
  • Ofrecer dieta saludable y promociones en gimnasios o polideportivos.

Buenas prácticas en lo medioambiental

Cuidado del agua

  • Usar solo el agua necesaria al cocinar y limpiar los alimentos.
  • Invitar a los clientes a decir cuándo creen necesario cambiar toallas y sábanas.
  • Cubrir las piscinas para evitar la evaporación y descomposición del agua.
  • Poner sistemas de riego por goteo, con aspersores y difusores, en horarios sin sol.
  • Usar dispositivos que ahorren agua: cabezales de ducha por micro goteo, cisternas de doble descarga.

Energía

  • Aprovechar al máximo la luz natural. Usar bombitas LED que ahorran un 60% de energía.
  • Apagar la cocina eléctrica minutos antes de terminar la cocción. No guardar alimentos calientes en heladeras o cámaras. Abrir las puertas de las heladeras solo lo necesario. Descongelar a menudo.
  • Mantener aires acondicionados entre 21°C y 24°C. Usar temporizadores en los pasillos.
  • Apostar a sistemas de energía solar.

Residuos

  • Minimizar residuos alimenticios. Utilizar envases retornables y restos orgánicos como fertilizante.
  • Usar sábanas y toallas en desuso como trapos de limpieza. Usar desechables: cajas, latas, frascos, tubos de cartón o bolsas, para actividades y talleres en el área de animación.
  • Utilizar tachos para diferenciar la basura: vidrio, plástico, pilas, etcétera.

Papel

  • Disminuir el consumo de papel. Fomentar el uso de papel reciclado en cartas y menús, tarjetas, etcétera.
  • Usar las dos caras de una hoja, reciclar papel de escritura como borrador. Usar texto digital, para no imprimir todo.

Compras

  • Al reponer artefactos, elegir los de mayor eficiencia energética (clase A).
  • Optar por detergentes biodegradables o con PH neutro bajos en fosfatos. Comprar en envases retornables.

Ruido

  • Minimizar el ruido en el hotel, por los que se hospedan y por los que trabajan, cuyo confort depende del ruido que se produce en diversas áreas.
  • A la hora de comprar equipos, elegir los que hagan menos ruido.
  • Ajustar el sonido de los equipos de música y televisión a las horas de la mañana y de la noche.

Buenas prácticas sensibilizando empleados y clientes

  • Trasladar al personal y pasajeros la inquietud medioambiental: darles ideas que puedan realizar y pedirles que aporten las suyas. Inculcar el uso responsable de energía y la separación de residuos.
  • Transmitir a los clientes el compromiso medioambiental y pedir su colaboración en la estadía (carteles que inviten a ducharse en lugar de bañarse, mantener el aire acondicionado a 24°C. No tirar residuos al inodoro, cerrar los grifos).
  • Realizar actividades de animación, talleres de educación ambiental, especialmente para los niños.

Transporte

  • Fomentar el uso del transporte alternativo al auto.

Buenas prácticas en la dimensión económica

  • Definir un marco estratégico y una política de gestión, misión, visión y valores, haciendo centro en cómo desea ser considerado como empresa hotelera.
  • Precisar sus principios en lo social económico y medioambiental para comunicarlos y compartirlos con sus grupos de interés: proveedores, clientes, socios, inversores, comunidad, empleados, ONG, prensa.
  • Definir los compromisos que el hotel va a asumir con cada uno de estos grupos de interés, en lo social, medioambiental y/o económico. Escribirlos, comunicarlos y hacer un seguimiento sistemático y evaluación del cumplimiento de esos compromisos. Comunicar avances y logros a los interesados.
  • Desarrollar indicadores sencillos midiendo esos logros: cuántos participaron, cuánto bajó la cuenta de energía, cómo impactó en las ventas, etcétera.

Clientes

  • Conocer sus expectativas, necesidades y satisfacción. Preguntar qué necesitan, ¡qué más!
  • Dar información transparente y completa de su oferta comercial, clara y comprensible (papel, web, red social).
  • Reparar en las empresas informáticas: Microsoft envía al mercado versiones de prueba de cada nueva versión de Windows y los clientes le cuentan cuáles fueron los problemas. ¡Se equivocan mucho menos!
  • Hacer un cuestionario de satisfacción sobre aspectos del servicio (calidad, precio, atención, disponibilidad, profesionalismo, accesibilidad, área de mejora, recomendaciones y sugerencias).

Cadena de suministro

  • Comprar a quienes muestran comportamientos responsables (venden en blanco, evitan emisiones de CO2, reciclan, tienen precios justos y son transparentes, etc.).
  • Construir relaciones estables basadas en el respeto mutuo y en la creación de valor. Incentivar proyectos comunes basados en la RSE.
  • Elegir la eficiencia operacional: hacer un mapa de procesos, establecer cuáles son clave y cuáles son de soporte. Buscar áreas de mejora. 

Competencia

  • Participar activamente en entidades empresariales y sectoriales. Promover buenas prácticas.
  • Identificar ONG locales y buscar proyectos de colaboración.
  • Animar a su gente a participar en estas actividades y a encontrar proyectos propios y mostrar su talento.
  • Colaborar con empresas locales.

En sus compras, ventas y contrataciones

  • Incorporar tecnología a su empresa. Toda innovación hará sus procesos más eficientes.
  • Mejorar su sitio web para generar tráfico y posicionamiento. Crear un perfil de la empresa en las redes sociales y promover la participación de sus grupos de interés.
  • Armar grupos de trabajo para mejorar o innovar en sus procesos, productos o servicios. Animar a participar.
  • Colaborar con otras empresas o entidades para desarrollar innovaciones.

Sepa que una vez que haya entrado en este camino, irá apreciando cómo sus costos bajarán en forma notable, su posicionamiento crecerá entre sus clientes y su comunidad, con mejoras ciertas en su rentabilidad.


(*) Mary Grunfeld es licenciada en Economía. Es asesora y capacitadora de FEHGRA.

 

You must be logged in to post a comment Login