FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

El futuro del trabajo ya llegó

Por  |  0 comentarios

Primera parte

El autor reflexiona sobre el cambio que está por venir, producto de la tecnología de la información y las nuevas maneras de trabajar, y plantea los desafíos que se deben encarar hoy para no aumentar las desigualdades.

 Por el licenciado Jordi Busquets (*)

FX-F-520-812

“La única verdad es la realidad” expresaba el entrañable General devenido para algunos en filósofo. Las nuevas tecnologías vienen promoviendo de manera acelerada cambios en el mercado de trabajo, ya que las máquinas han dejado atrás los procesos, para ingresar en el reemplazo de personas, generando miedo, incertidumbre y resistencia al cambio, ante un Estado que, en general, llega tarde a todo, en especial, para evitar inequidades e interrumpir el crecimiento de la desigualdad.

Hace tan solo un año las noticias nos anunciaban que una ciudadana coreana se despertaba azorada ante un robot de limpieza que le aspiraba el cabello, y en Suiza una suerte de “Exterminator” era encerrado por intentar comprar éxtasis en una farmacia; mientras del otro lado del mundo, en nuestro país, los delegados del subterráneo promovían una huelga ante la instalación de una máquina expendedora de boletos.

Los debates aún están más en el mundo académico que en la economía real. Los debates entre unos y otros existen, pero lo cierto es que ya encontramos testimonios concretos que exigirían a los Estados y a las organizaciones civiles acelerar la definición de un cronograma y programa de trabajo que evite que las oportunidades del mundo del futuro puedan generar más perjuicios que beneficios al conjunto de la sociedad.

0252

Para algunos la incorporación de robots habrá de contribuir al aumento de la productividad y no debería afectar tanto al empleo; otros expresan que la historia y las experiencias recientes indican que nadie extraña a los puestos de trabajo reemplazados por las máquinas. Y están los que estiman que el proceso de digitalización no habrá de generar más puestos de trabajo. Para estos últimos, entre los que se encuentra el economista Robert Skidelsky, debería considerarse el “ralentizar la automatización”; el proceso actual va muchísimo más rápido que el de la revolución industrial. En el presente, con la inteligencia artificial, mucho empleo cognitivo y mental de la clase media desaparecerá, expresa este profesor inglés nacido en Manchuria.

Al investigar la posible tasa de sustitución de máquinas por humanos en más de 800 actividades laborales, el Massachusetts Institute of Technology indicaba hace dos años que el 47% de la muestra podría ser reemplazada en menos de 20 años. Para algunos, las tareas rutinarias son y serán las más rápidamente sustituibles, y tardarán más aquellas exigidas de habilidades en el campo de la creatividad y empatía, en cualquier caso, esencialmente humanas. La cuestión, entre otras, es que hasta hace un tiempo muy breve no se incluía a los servicios, y los ejemplos indican que ya han recibido la visita de la inteligencia artificial. Un párrafo especial que habrá de merecer una nota especial es el del mundo del empleo en la industria de la hospitalidad, intensivo en mano de obra y hasta hace poco impenetrable; hoy ya tenemos robots dando respuestas en varias ocupaciones de la actividad.

20170424_171246

Mientras, el mundo debate, pero no admite que una parte importante de la reducción gradual y anual del consumo se debe a la disminución del empleo, aun en los países desarrollados, y que ello en parte es producto de las consecuencias no deseadas de las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial. Esto continuará siendo una preocupación de unos pocos y no de todos los actores sociales con corresponsabilidad en la materia, hasta tanto la discusión académica no se focalice en encontrar y proponer soluciones que permitan dar respuesta a algo sencillo pero complejo: “La máquina que sustituye empleo humano incrementa la productividad y la rentabilidad empresarial, pero acelera la disminución del salario”, circunstancia que no hará otra cosa que repotenciar la inequidad. Con claridad meridiana, el especialista Eduardo Levy Yeyati explica este fenómeno en su libro Por Venir.

Resulta evidente que no se puede ni debe detener el futuro, pero también es cierto, como expresaba Su Santidad Paulo VI, que aquellos que tienen la mayor corresponsabilidad no deberían seguir mirando al costado, pues de hacerlo la desigualdad será un camino de una sola vía.


(*) Jordi Busquets es Asesor de FEHGRA. Es Director de JJB Associates Tourism & Hospitality Consulting; Special Advisor del Secretario General de la OMT; Profesor Universitario. Como ex Presidente de la IH&RA, integra el Board de la entidad internacional. Es miembro fundador de la Academia Argentina de Turismo.

You must be logged in to post a comment Login