FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Revalorizar los alimentos

Por  |  0 comentarios

En el mundo se pierden 1.300 millones de toneladas de alimentos por año, es decir, el 30% de los alimentos producidos.

Roberto Brunello y Néstor Roulet, en el acto.

Roberto Brunello y Néstor Roulet, en el acto.

La Federación suscribió la Carta de Adhesión al Programa Nacional de Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos, iniciativa impulsada por la Secretaría de Agregado de Valor, del Ministerio de Agroindustria de la Nación. En este marco, se conformó la Red Nacional para la Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos, en línea con el Plan de Acción Regional promovido por la Oficina de la FAO para América Latina y el Caribe; y se presentó un proyecto de ley para declarar el 29 de septiembre como Día Nacional de la Reducción de Pérdida y Desperdicio de Alimentos.

Rubricaron el acuerdo el ingeniero Néstor Roulet, secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria de la Nación, y el presidente de FEHGRA, Roberto Brunello.

Tras el acto, Roberto Brunello dijo: “Para alcanzar el éxito de este programa, iniciativa que apela en primer lugar al sentido común, necesitamos el compromiso de todos los empresarios hoteleros y gastronómicos del país. Debemos ayudar a impulsar este cambio de hábitos, aprovechar al máximo los alimentos, evitar el desperdicio, concientizar a nuestros empleados. Además de colaborar con la seguridad alimentaria y con el cuidado del ambiente, es una oportunidad para agregar valor y ser más competitivos”, indicó.

“Estamos perdiendo y desperdiciando 16 millones de toneladas de alimentos al año, lo que equivale a 365 kg por persona al año, o un kilogramo por día por persona”, expresó el ingeniero Néstor Roulet, y agregó que, si bien el fenómeno tiene escala mundial, las causas son generalmente locales y por lo tanto las soluciones deben ser abordadas de forma local, sectorial y entre todos. La meta principal consiste en promover sistemas alimentarios eficientes y sostenibles, por lo que “no solo tenemos el deber de producir más y mejor, sino también de darle un buen uso a lo que producimos”.

En el mismo acto, suscribieron la Carta de Adhesión 40 entidades, entre las que se encuentran el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la Cámara Argentina de Supermercados, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la Red Argentina de Bancos de Alimentos, entre otras.

Importantes entidades adhirieron al programa.

Importantes entidades adhirieron al programa.

Cómo hacerlo

Uno de los objetivos centrales del programa es coordinar, proponer e implementar políticas públicas, en consenso y con la participación de representantes del sector público y privado, sociedad civil, organismos internacionales, entre otros, que atiendan las causas y los efectos de la pérdida y el desperdicio de alimentos.

El programa se encuentra estructurado en tres ejes:

  • Gobernanza y alianzas. Alianzas con diferentes contrapartes y proveedores que puedan contribuir a la reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos. Circuitos de donación de alimentos a organizaciones de la sociedad civil debidamente inscriptas que puedan asegurar la correcta manipulación y utilización de los alimentos recibidos.
  • Investigación, tecnología y conocimiento. Estudios de diagnóstico de pérdida y desperdicio de alimentos, suministro de información sobre trabajos de investigación y diagnóstico sobre la temática en el sector, o bien que desarrollen proyectos destinados a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, ya sea de manera directa o indirecta, tales como: reducir, recuperar, reciclar, reutilizar. Circuitos cortos de compra y comercialización. Estándares estéticos de calidad flexibles o diferenciados según precio. Aprovechamiento de frutas y hortalizas que no alcanzan los estándares estéticos para su comercialización en fresco. Tecnologías para alargar la vida útil. Reutilización de subproductos y desechos. Compostaje.
  • Información y comunicación. Replicación de la campaña “Valoremos los alimentos” a través de los medios de comunicación propios, ya sean gráficos, audiovisuales o cualquier otro que permita realizar concientización y difusión a consumidores / usuarios. Inclusión de la temática de reducción de pérdida y desperdicio de alimentos en las capacitaciones dirigidas al personal.

¿La clave? Hacerlo juntos

“Lo que queremos es potenciar las acciones de responsabilidad social que llevan adelante hoy las diferentes instituciones comprometidas, llegar a más personas y empezar a trabajar desde la comunidad, por eso la red, para intercambiar y generar acciones conjuntas que tengan mayor impacto que las que se pueden generar individualmente”, expresó la subsecretaria de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo, en el acto que se llevó a cabo en el Salón José Hernández, del Ministerio de Agroindustria.

Natascha Hinsch, directora ejecutiva de la Red de Bancos de Alimentos Argentina, dijo: “Para nosotros la misión de este programa es muy importante, está en el ADN de los bancos de alimentos. Nosotros nacimos para reducir el hambre en Argentina, a través del rescate de alimentos que por algún motivo son descartados. Esto es fundamental, es unirnos todos, que toda la industria, las organizaciones estemos con un objetivo en común que es reducir los desperdicios”.

Durante la jornada estuvieron los titulares del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Amadeo Nicora, y del SENASA, Jorge Dillon; el ministro de Ambiente y Espacio Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA), Eduardo Macchiavelli; los reconocidos chefs Narda Lepes y Ernesto Lanusse; el presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja; Juan Vasco Martínez, director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU); Matías De Nicola, director del Instituto Nacional de Alimentos (INAL).

Datos

En el mundo se pierden 1.300 millones de toneladas de alimentos por año, es decir, el 30% de los alimentos producidos. Por otra parte, 842 millones de personas sufren hambre. Las pérdidas y desperdicios de alimentos tienen un gran impacto sobre el ambiente porque, al producir alimentos que no se consumen, se desecha agua, suelo, energía, mano de obra, combustible, dinero, entre otros recursos.

Guía para aprovechar los alimentos

_MG_8847

El Ministerio de Agroindustria publicó el manual “Valoremos los Alimentos” —http://www.alimentosargentinos.gob.ar/HomeAlimentos/ValoremoslosAlimentos/pdf/manual-aprovechar.pdf_—, que es una guía para aprovechar al máximo los alimentos y evitar su desperdicio, con recomendaciones que podemos adaptar a la vida diaria. Propone:

  • Pensá antes de actuar: planificá tus comidas de los próximos días en función de tus gustos, una alimentación saludable y de los productos que tengas en tu alacena y heladera. Armá una lista de los productos que requieras, y así evitá compras compulsivas o innecesarias.
  • Comprá lo que necesitás: evalúa muy bien la compra de ofertas por cantidad. ¿Son productos que realmente voy a usar? ¿Su fecha de vencimiento está muy cerca? Elegí el tamaño de los envases de los productos perecederos (por ejemplo, lácteos y fiambres), teniendo en cuenta el uso que les vas a dar en la semana. Una vez abierto el envase duran pocos días en la heladera. Al momento de elegir frutas, verduras o tubérculos, tené en cuenta que los aspectos estéticos (tamaño, forma, color desparejo, marcas, entre otros) no son parámetro de su sabor y calidad nutricional. Dejá para el final de la compra los productos refrigerados y congelados, y no te demores en guardarlos en la heladera, evitando cortar su cadena de frío.
  • En casa: ubicá los alimentos próximos a vencer a mano en la alacena y la heladera. Seguí tu planificación de comidas. Calculá porciones saludables en función de la cantidad de comensales y su apetito. Aprovechá las sobras para la comida del siguiente día o freezalas para más adelante. Consumí todo lo que está en la heladera y la alacena antes de volver a ir de compras. Mirá periódicamente el tacho de basura, es el mejor indicador de cuánto y qué tipo de desperdicios de alimentos generás en casa.

No desperdiciar comida para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de la población, permitiendo al mismo tiempo ahorrar dinero y evitar un impacto negativo en el ambiente, no parece ser mala idea.

You must be logged in to post a comment Login