FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Ciudades para visitar en otoño

Por  |  0 comentarios

Como en cada edición, destacamos hermosas ciudades y villas argentinas con atractivas propuestas turísticas.

SANTIAGO DEL ESTERO

Fotos: Mintur

Julio Argentino Jeréz pedía en su chacarera Añoranzas: “Tal vez en el camposanto/no haya un lugar para mí./Paisanos, voy a pedir/que cuando llegue el momento/tírenme en un campo abierto,/pero sí, donde nací”. Y ese lugar es Santiago del Estero. No es casual que los “paisanos” hablen con tanto afecto de esta provincia increíble, cuna de la chacarera: lo hacen porque es irresistible. Santiago del Estero tiene “llanos interrumpidos solo al sur y al este por pequeñas serranías pampeanas, bosques combinados con sabanas, y es una tierra histórica en la que el misterio de sus leyendas convive con cientos de iglesias, santuarios y conventos desperdigados en su suelo de creyentes pobladores”, como dice el portal oficial de Turismo.

“Es también cuna de tradiciones, mitos y leyendas que se transmiten de generación en generación y se plasman en poesías y canciones de su folclore. Otro de los atractivos de la seductora región santiagueña es el Parque Nacional Copo, uno de los pocos sitios del país donde conviven especies amenazadas de extinción como el yaguareté o el tigre, el oso hormiguero grande o el tatú carreta. Esta provincia es fantástica porque siempre se puede terminar el día recorriendo comercios donde se vende parte de las ricas expresiones artesanales hechas en distintos materiales, como los famosos bombos; por sus platos elaborados sobre la base de secretos culinarios de muchas culturas y, claro, por el folklore: a cada paso hay una peña. La ciudad capital es llamada también Madre de Ciudades, por ser la más antigua de las fundadas por los españoles (1553) y constituye una región de gran peso histórico para los argentinos.

AZUL

Fotos: Lucas Tedesco

Azul es más que una oportuna escapada. A 306 kilómetros de Buenos Aires, por la Ruta Nacional N° 3, se encuentra esta ciudad, cabeza de Partido, que reúne todos los requisitos que tiene que tener una gran localidad para recibir a los visitantes.

Hay que ver entonces el Teatro Español, el Parque Municipal Domingo F. Sarmiento, el Balneario Municipal Almirante Guillermo Brown, la costanera Cacique Catriel, el Lago Güemes, la Catedral Nuestra Señora del Rosario, o parte de la monumental obra del ingeniero y arquitecto siciliano Francisco Salomone, que se dedicó a sembrar la provincia de Buenos Aires con obras futuristas y bizarras. Porque esta ciudad, sede de importantes hospitales regionales, de juzgados federales y de varias universidades nacionales, recibe al turista con una variada oferta hotelera y gastronómica. Y también cultural. Por caso, vale la pena visitar la ya mencionada Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario, un templo de estilo gótico. Pero hay más: desde el 23 de enero de 2007, Azul es oficialmente la “Ciudad Cervantina de la Argentina”. ¿De qué se trata? Según el sitio oficial de la localidad y la palabra de varios historiadores, en abril de 2002 “nace el Centro UNESCO Castilla – La Mancha, con el fin de crear entre 2005 y 2015 una red integrada por distintas ciudades del mundo que conserven especiales colecciones sobre la obra de Miguel de Cervantes Saavedra”. Y este es el caso de Azul, que atesora una valiosa colección bibliográfica cervantina legada por Bartolomé Ronco.

SAN JUAN

Fotos: Mintur

Placer da leer sobre la provincia de San Juan, la tierra del sol y el vino, del Syrah, del desierto y la modernidad, de los dinosaurios y los Incas. ¿Qué más se puede decir? Mucho: es la segunda provincia productora de vinos después de Mendoza; la que invita a recorrer los mejores terruños vitivinícolas en su ruta del vino y la que se siente orgullosa de los museos dedicados a los acólitos de Baco. La capital de San Juan ofrece además una amplia oferta social y cultural. Y hacia el interior de la provincia se multiplican los atractivos naturales y las propuestas vinculadas al turismo aventura, al termalismo, a la observación astronómica —en el Parque Nacional El Leoncito— y a la pesca deportiva.

En el noreste de San Juan, el Parque Natural Provincial Ischigualasto, también conocido como “Valle de la Luna” y declarado Patrimonio de la Humanidad, es uno de esos lugares definitivamente fascinantes. Por último —aunque San Juan nunca se agota—, se puede emprender desde acá el Qhapaq Ñan (“camino principal” en quechua), una red de caminos de más de 30.000 kilómetros de extensión que conectaba importantes centros de producción, administrativos y ceremoniales. Y, para los amantes de los deportes extremos, esta provincia es ideal para practicarlos, desde el carrovelismo hasta el ala delta, siempre, por supuesto, con paisajes inigualables de fondo.

FORMOSA

Fotos: Mintur

Es una provincia secreta: poco se habla de este territorio misterioso, culto, productivo, bellísimo. Tiene ríos extensos donde es posible encontrar las más exóticas aves del país y del mundo, amén de esteros, cañadas y selvas vírgenes, que el hombre y la modernidad maltrata constantemente. Pero, a pesar de la depredación, Formosa tiene a sus habitantes, a los pueblos originarios, que se encargan de cuidar el medio ambiente para que nada altere el equilibrio. Esta preocupación hace posible que el turista pueda admirar varios parques y áreas protegidas, como el bañado La Estrella, con una vegetación increíble y con caminos ideales para travesías en 4×4.

Para quienes prefieran aventurarse en sus aguas, encontrarán numerosas atracciones en el caudaloso Río Paraguay, el imponente Bermejo y en el cambiante Pilcomayo. Esta provincia es también un destino ideal para los amantes de las artesanías, y en su calendario figura el Encuentro de Pueblos Originarios de América, evento único y de imponente convocatoria entre diversas comunidades aborígenes. En tanto, desde Formosa capital se pueden emprender excursiones para apreciar palmares, selvas en galería, humedales, pastos, lagunas, esteros, riachos y bañados. Además, los propios vecinos de la ciudad y de las localidades cercanas, destacan cuatro lugares imperdibles: la Reserva de Biósfera Laguna Oca, el Bañado La Estrella —el tercer humedal más extenso de Sudamérica—; el Parque Nacional Río Pilcomayo, hábitat de aves selváticas y acuáticas; y la Reserva Natural Formosa, donde abundan las aves subtropicales.

ZONA ATLÁNTICA DE RÍO NEGRO

Fotos: Gentileza Mintur Río Negro

Desde Río Negro a Chubut, por la costa, el viaje es indescriptible. Ballenas, orcas, pingüinos, más aves exóticas y accidentes geográficos se mezclan con escenarios dignos de presenciar. Es una de las opciones turísticas y culturales que merecen ser visitadas: hay parques nacionales, yacimientos arqueológicos a pasos de las extensísimas playas y centros de convenciones perfectos para encuentros empresarios. Los acantilados patagónicos, por ejemplo en el balneario Las Grutas, invitan a los deportes acuáticos y a la pesca deportiva. Los datos geográficos que se desprenden del sitio oficial Argentina Por Vos dicen que, con 4500 km de extensión, las aguas que la recorren “están integradas por una corriente fría denominada Corriente de las Malvinas, que fluye hacia el norte, y se encuentran con la Corriente del Brasil (cálida), posibilitando la existencia entre su fauna de especies subtropicales”.

También que, a través de la Ruta Nacional N° 3, el corredor entrelaza varias ciudades, entre ellas Puerto Madryn, conocida mundialmente como punto de partida para las excursiones de avistaje de ballenas. Combinando con otras rutas y caminos provinciales, se llega a todas las playas de esta amplia región. Con una playa que se extiende por muchos kilómetros tanto hacia el sur como hacia el norte, la localidad de Las Grutas sorprende con sus conjuntos de rocas naturales muy pintorescas. El Sótano y el cañadón de Las Ostras son dos espacios costeros cercanos a los que se accede en vehículo 4×4. Allí, las mareas registran una gran diferencia a lo largo del día; las mejores horas son las previas y posteriores a la pleamar. Los acantilados son escarpados y es uno de los ambientes de mayor diversidad biológica. Es reconocido como un lugar excelente para la pesca y la recolección de pulpos.

SANTA ROSA DE CALAMUCHITA

Fotos: Mintur

Una de las atracciones más importantes de la provincia de Córdoba son sus pueblos y ciudades. Por donde vaya el visitante se encontrará con ríos, lagos, riachos, montañas, cerros, iglesias de la conquista, ruinas incaicas y sabores inolvidables. Una de esas ciudades es Santa Rosa de Calamuchita, distante a 96 kilómetros de la capital provincial y que ofrece todo lo necesario para tomar un descanso. La ciudad está estratégicamente ubicada entre las Sierras Grandes y las Sierras Chicas, a orillas del río Santa Rosa y en pleno corazón del Valle de Calamuchita. Es decir: quien llegue a esta comarca se sorprenderá con los amaneceres y ocasos únicos y las aguas cristalinas.

La información pura y dura indica que el clima es del tipo mediterráneo y que el centro de la ciudad se halla a 615 metros sobre el nivel del mar, lo que garantiza un clima ideal para practicar todo tipo de deportes durante el día aunque el sol pegue fuerte y las noches sean frescas. En esas noches vale la pena recorrer la comarca, que atesora edificios que se remontan a 1575 con la llegada de los Jesuitas. Su cercanía con el cordón montañoso Champaquí, de 2884 metros, facilita la práctica de actividades como trekking o mountain bike, mientras que cada paseo desde Calamuchita es una excelente propuesta para realizar un safari fotográfico o para contemplar la naturaleza.

You must be logged in to post a comment Login