FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Frescas y coloridas

Por  |  0 comentarios

Crece la tendencia por lo natural y orgánico, y muchos locales gastronómicos se imponen con la onda “green” y saludable en sus bebidas.

agua-para-desintoxicar-el-cuerpo-y-bajar-la-barriga

Pero no es solo una moda: las aguas de frutas, los jugos naturales y licuados se presentan como una alternativa interesante (¡y simple!) para tomar agua, y aprovechar los nutrientes y beneficios de frutas y verduras. Además se pueden combinar con especias y hierbas para darles un toque delicioso y extravagante.

Las posibilidades son tantas como la cantidad de elementos que nos ofrece la naturaleza. Lo importante es animarse a jugar con los sabores y aprovechar todos los recursos que nos da la tierra.

Las aguas de frutas, o también conocidas como aguas saborizadas, son muy fáciles de preparar ya que no se necesita más que los ingredientes, una jarra o recipiente de vidrio y paciencia, pues la clave está en dejar macerar al menos un par de horas —o incluso toda la noche— para obtener un brebaje consistente en sabor.

La fórmula es siempre la misma: cortar en láminas o en gajos las frutas, colocarlos en el recipiente de vidrio junto con los condimentos que se deseen sumar, agregar agua y hielo en cantidad, y dejar reposar.

Algunos pueden optar por endulzarlos con almíbar o con miel, aunque muchas veces se recomienda beberlas sin agregados y bien natural, para disfrutar plenamente la personalidad de cada uno de los elementos y la armonía de sus fusiones. Compartimos algunas de ellas:

Manzana, cítricos y boldo. Cortar una manzana verde con cáscara en rodajas finas, colocar en una jarra, agregar gajos de naranja y de pomelo, sumar unas hojas de boldo y dejar macerar en agua con hielo. Otra opción es combinar la manzana y naranja con pepino —el pepino se lleva muy bien con las frutas cítricas—.

Frutos rojos y lima.  Colocar  en un recipiente de vidrio con hielo un buen puñado de frambuesas y otro de arándanos, gajos de lima (y/o limón) y, si se quiere darle un toque especial, sumar unas ramitas de cedrón fresco, antes de verter el agua.

Pepino, limón y menta. Para una jarra, un pepino es suficiente. Cortar en rodajas finas, al igual que el limón, y agregar hojas de menta a gusto. Rellenar con agua y hielo, y dejar macerar. También se puede incorporar láminas de jengibre. Otra forma de preparar esta agua es colocando un pepino sin cáscara en la licuadora, agregar agua, jugo de limón, jengibre, menta, una cucharada de miel y licuar. Mismos sabores, diferentes consistencias.

Smoothies

Es que existen varias formas de preparar bebidas naturales, que pueden variar en texturas, ya sea que se trate de un jugo, de un licuado o de los populares smoothies. Dependerá de los elementos de su composición (jugos, frutas licuadas, agua o hielo, por ejemplo), y de qué uso se haga de la fruta y verdura (si se aprovecha la fibra o si se extrae únicamente el zumo) y, de acuerdo con ello, del medio que se utilice para procesar los elementos: una licuadora o una juguera. La idea es siempre incorporar tanto verduras como frutas, sin discriminar. Hay quienes se animan a probar incluso combinaciones de más de seis elementos. Les dejamos algunas propuestas:

Jugo de zanahoria, apio y naranja. Para un vaso, extraer el jugo de tres zanahorias, de dos ramitas de apio y de una naranja, y simplemente unirlos. Se recomienda agregar un par de hielos y beberlo recién preparado. La zanahoria se amalgama muy bien con la naranja, así como también con la remolacha, para quien se anime a aportarle más color a este jugo bien nutritivo.

Jugos verdes. Muchos los llaman “detox” o desintoxicantes. Se trata de jugos que contienen un alto porcentaje de vegetales verdes y poca fruta. Así por ejemplo se puede fusionar apio o pepino con alguna hoja verde como la espinaca o la acelga, y agregar una fruta: manzana verde, kiwi, ananá o limón. Una opción interesante para degustar es apio, espinaca, ananá y naranja. Así como también se puede optar por fusionar tantos ingredientes como se pueda: col rizada, espinaca, lechuga, perejil, pepino, apio, limón y lima; o, por otro lado: ananá, manzana verde, pepino, apio, perejil, jengibre y limón.

green-smoothie

Otra opción para tener en cuenta a la hora de preparar aguas frescas son maracuyá o mango, con naranja. También se puede considerar agregar maca, una raíz conocida por sus propiedades “energizantes”, o tilo, para, por el contrario, relajar. Una alternativa que no falla es manzana verde, limón, menta y cedrón. Asimismo se puede explorar, por ejemplo, con flores de Jamaica (hibiscus) y canela, o con un smoothie de palta, frutos rojos y cítricos; o, a lo mejor, un licuado de melón, pepino y menta.

Las posibilidades son infinitas. No se puede decir que no hay para todos los gustos.

You must be logged in to post a comment Login