FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

LUGARES PARA NO OLVIDAR JAMÁS

Por  |  0 comentarios

Tal como H&G propuso al lector, seguimos sugiriendo visitas a ciudades, monumentos, paisajes y lugares históricos de los cuatro puntos cardinales de la Argentina. Pasen y vean.

CONCORDIA

Esta bella ciudad entrerriana, fundada bajo el nombre de San Antonio de Padua de la Concordia en 1832, se encuentra a la vera del Río Uruguay sobre el límite con el vecino país. Importante por su tráfico fluvial, la Ciudad ostenta lo que se denomina una transición entre el clima subtropical sin estación seca y el templado pampeano. ¿Qué significa? Que los amantes del calor pueden disfrutar de estas condiciones en forma extendida, desde noviembre a marzo, con una temperatura media de 29º, mientras que el invierno, de solo tres meses, alcanza una temperatura media que oscila entre los 11º y los 13ºC.

Ir a esta ciudad entrerriana vale la pena, pero no solo por lo que se va a descubrir, sino porque el viaje tiene sorpresas: desde la ciudad de Buenos Aires se pasa por el imponente puente Zárate-Brazo Largo y se recorren kilómetros de tierra fértil y labrada. Y así, con el gran disfrute que proporciona pasear, se arriba a una ciudad típicamente del interior, donde la siesta manda y que se enorgullece de tener un centro que es el punto de partida para todos los circuitos que se pueden realizar. La costanera, una de las mayores atracciones de la ciudad y donde todos los parroquianos se dan cita, tiene la ventaja de dejar que el tiempo pase mirando a los infatigables deportistas que corren y corren; y a los pescadores, persiguiendo a las joyas del río: dorados, surubíes, tarariras, pejerreyes, bogas y anguilas.

¿Esto es todo? No, querido turista, se trata solo del comienzo. Porque Concordia tiene un complejo de termas con aguas que surgen de lo profundo de la tierra, a 1170 metros de profundidad y a 46º, con un alto contenido mineral. Dicen las buenas lenguas que quienes prueban esas aguas nunca dejan de volver a bañarse en el mismo lugar. El Río Uruguay es muy amigable para los bañistas y las playas están a solo 15 minutos del centro. Allí hay varias hectáreas de tupida arboleda para disfrutar de una jornada a pleno sol y a plena luna, cuando las noches serenas no dejan que el turista se vaya a descansar.

Los amantes de la historia pueden contratar guías turísticos para visitar, entre otros, el Parque Rivadavia, donde está el Castillo de San Carlos —que data de 1888—, conjuntos escultóricos imperdibles y algunos museos.

El avistaje de aves es otra de las atracciones de los turistas que visitan estas tierras: con buenos largavistas se pueden ver loros (catitas), cardenal común, pirinchos, jilgueros, patos, gallaretas y cigüeñas, entre otros. Y hay más, el carnaval dura los meses de enero y febrero.

Y cerca, a 21 kilómetros, se encuentra el Complejo Hidroeléctrico argentino-uruguayo Salto Grande que cautiva la atención del visitante por la magnífica obra de ingeniería que incluye el puente internacional que lleva a la ciudad uruguaya de Salto.

Para quienes aman las dietas a base de frutas, las naranjas, limones y pomelos son dignos de probar o combinar con otros alimentos. Ningún lugar es mejor que esta ciudad, llamada también “Capital Nacional de la Citricultura”, que compite con el cultivo del arroz y la actividad forestal, pasando por el ganado: los asados al mediodía o al anochecer son altamente recomendables. Y su gente, claro.

Reunión de Consejo Directivo

La ciudad entrerriana cuenta con el Centro de Convenciones Concordia, ubicado en un predio parquizado de 2100 metros cuadrados, con un salón divisible en tres salas de 330 metros cuadrados cada una, y una capacidad total para 1200 personas en su auditorio. Recientemente, se han recuperado dos galpones correspondientes al puerto, y se transformaron en pabellones de 900 metros cuadrados cada uno, aptos para el desarrollo de ferias y exposiciones.

El Centro de Convenciones será el escenario perfecto para organizar la 209° Reunión de Consejo Directivo y Asamblea General Ordinaria de FEHGRA, que se realizarán el 26 y 27 de noviembre. Toda la familia hotelera y gastronómica del país se dará cita para seguir analizando los temas que inciden en el desarrollo de la actividad, y proyectar las acciones y la agenda institucional.

MAR DEL PLATA

Es la perla del Atlántico, el destino de vacaciones de la más alta aristocracia argentina, cuando nadie podía moverse de sus calurosas casas de la ciudad, que se tornó, con los años y el beneficio de algunos gobiernos, en el balneario más popular de la costa. Tantas historias tiene esta ciudad, que es imposible contarlas todas. Y hay para todos los gustos: balnearios populares, otros exclusivos, una arquitectura espectacular, hermosos paseos, hoteles que van de una a cinco estrellas, ramblas larguísimas, un puerto pintoresco, la posibilidad de practicar todos los deportes, desde el golf al surf y una identidad de la que hace gala.

Dice la historia que mucho antes de ser la ciudad que hoy se conoce, se llamó alternativamente Costa Galana; Lobería Chica; Región del Vulcán y Punta Lobos. Y hubo más denominaciones: el primer español que tuvo contacto con las costas marplatenses fue Fernando de Magallanes, que en febrero de 1519 bautizó Punta de Arena Gordas a la actual Punta Mogotes. Pero, resumiendo, fue la llegada del tren, en septiembre de 1886, cuando el pueblo de Mar del Plata se fue transformando en un centro urbano moderno. Este mundo urbano en formación atrajo una corriente de población que fue gestando una sociedad permanente que habitaba todo el año. Paralelamente, desde fines del siglo pasado y hasta los años 30, Mar del Plata también fue un balneario de élite. Fue entonces cuando se comenzó con la edificación de hoteles (el primero, el Bristol); y luego vinieron otros hospedajes que se recostaron casi sobre la arena cara a cara con los chalets y mansiones de los aristócratas porteños, que ya habían hecho una especie de corredor entre la Playa Bristol y el Torreón del Monje. Algunas de ellas sobreviven en la actualidad bajo la jurisdicción de la Municipalidad, como el chalet de Ana Elía Ortiz Basualdo, ubicado en Avenida Colón y Alvear (actualmente Museo de Arte Juan Carlos Castagnino); la casa de Victoria Ocampo, en la manzana delimitada por Matheu, Lamadrid, Arenales y Quintana; o la quinta de Emilio Mitre, en la manzana delimitada por Matheu, Lamadrid, Formosa y Las Heras (actualmente Archivo Histórico Municipal). Pero la pequeña villa comenzó a crecer mucho, los visitantes se fueron desplazando hacia el sur de la ciudad: Playa Chica y Playa Grande, Mogotes hasta el Faro. Hoy, esta ciudad es de todos.

 

MENDOZA

Cuando los mendocinos dicen que es la tierra del sol, no se equivocan. Recostada sobre la Cordillera de los Andes, custodiada por la montaña más alta del continente, el Aconcagua, esta Provincia tiene la particularidad de elevar los sentidos para disfrutar de las mejores experiencias, aromas y sabores en perfecta armonía con los mejores vinos de nuestra tierra. Hay que visitar (es preciso) la belleza de los paisajes, con sus viñedos, acequias, arboledas, olivares, cerros, ríos, diques y montañas, alguna de las 130 bodegas abiertas al turismo y probar los manjares más variados.

La Provincia tiene la particularidad de haber aprovechado todo el acervo que trajeron los inmigrantes que buscaban una nueva vida lejos de las guerras y el hambre, y que terminaron por establecer parte de su cultura. En esta tierra soleada y amigable hay muchos circuitos por recorrer en cualquier época del año: el de las bodegas, los que llevan adonde se practican los deportes invernales, los extremos o las bodegas boutique, que ofrecen alojamiento y una estadía inolvidable. O, simplemente, elegir alguno de los cientos de hoteles de la ciudad capital esperando, por ejemplo, el comienzo de la Fiesta de la Vendimia, que ya se transformó en un evento internacional.

LA FALDA

Ubicada en el Valle de Punilla, a 78 km de la Ciudad de Córdoba Capital, esta villa es una de las más tradicionales de la Provincia y se destaca por la infraestructura hotelera, gastronómica y de servicios. Guarda entre sus entrañas una historia fecunda de pueblos originarios, pero solo diremos que fue tierra de comechingones hasta la llegada de los españoles. Lo que hoy se conoce como La Falda fue en realidad parte de la estancia La Zulema, llamada así en homenaje a la esposa de su propietario, el célebre ingeniero Juan Bialet Massé. Con la llegada del ferrocarril, comenzó a formarse un caserío que luego se transformó en poblado.

El distinguido Hotel Edén, cuya construcción data del año 1898, dio origen a lo que hoy es la ciudad de La Falda. Es famosa por su microclima, por sus paisajes, bosques y ríos, y por sus importantes espacios culturales y recreativos. Así las cosas, el programa de actividades comienza al aire libre con caminatas, cabalgatas, paseos en bicicleta y excursiones guiadas, más el centro comercial colmado de restaurantes, negocios regionales y de artesanías. Algunos de los paseos imperdibles son la visita al Hotel Edén, uno de los más imponentes del país; la Capilla del Sagrado Corazón, la primera que se construyó en la zona; la visita al Dique La Falda; al Complejo Siete Cascadas; y a 20 km de la ciudad, a la Pampa de Olaen, donde es imperdible una capilla jesuítica, que data del año 1750 y en cuyo interior se conservan piezas de gran valor artístico, entre ellas, la imagen de Santa Bárbara.

SALTA

En esta Provincia la aventura encuentra un oasis para desafiar cualquier expectativa: trekking, cabalgatas en los valles, tirolesa, rappel o bungee-jumping sobre el Dique Cabra Corral, rafting en los rápidos o parapente en la Cuesta del Obispo, son solo algunas opciones en oferta. La Puna es sinónimo de un valioso legado cultural. San Antonio de los Cobres, por donde pasa el Tren de las Nubes, tiene un clima excepcional, en parte e inclemente en algunas estaciones. Salta es una bellísima ciudad de estilo colonial bien preservado, que alberga peñas folklóricas, el Museo de Alta Montaña (que relata la expedición donde se hallaron los famosos niños incas momificados en el volcán de Llulliallaco) y los nuevos circuitos gastronómicos, especiales para los amantes de la cocina criolla y andina. Un paréntesis merecen los Valles Calchaquíes, con las localidades de Cachi, Molinos, Seclantás, Cafayate, localidad referente de la Ruta del Vino, que se enmarca entre quebradas de formas misteriosas y colores perpetrados en el infinito. Se reconoce a la región por el carácter definido de sus vinos de altura y por gestarse entre los viñedos más elevados del mundo (de 1700 a 3000 metros sobre el nivel del mar).

Las bodegas, la gastronomía andina, la hotelería boutique y la vinoterapia son claros fundamentos para no perderse la visita a la provincia de Salta.

PUERTO MADRYN

La provincia de Chubut es una sorpresa en toda su extensión, pero Puerto Madryn es, quizá, una de las perlas más caras. Hay de todo: mar, belleza natural, centros de convenciones, ballenas que se pueden ver desde la costa, una rambla que enamora, enorme cultura y la calidad de su gente. En Puerto Madryn, todos pueden bucear. No se necesitan conocimientos previos, ni saber nadar. Solo se requiere una importante cuota de entusiasmo y otro tanto de curiosidad y, por eso, a esta ciudad se la conoce como la Capital Nacional del Buceo. Sus aguas tranquilas y transparentes, la diversidad de su fauna marina, la belleza del paisaje y una oferta profesional de instructores y operadores hacen de esta ciudad de la Patagonia el mejor lugar de la Argentina para la práctica del buceo durante todo el año. En el Golfo Nuevo hay veinte parques submarinos, formados por arrecifes naturales y barcos naufragados, habilitados para la práctica del buceo. Hay programas tanto para buzos experimentados como para viajeros inexpertos seducidos por la idea de realizar su “bautismo submarino”.

La gastronomía es una de las atracciones imperdibles: a los espectaculares mariscos y a las comidas hechas sobre la base de centolla, se agregan, en las inmediaciones, hermosas casas de té donde se puede disfrutar de lo mejor de la cultura galesa. Según la temporada, la ciudad y sus alrededores son muy aptos para la práctica de los deportes extremos y de largas caminatas por una naturaleza única.

You must be logged in to post a comment Login