FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Hoteles y restaurantes pet friendly

Por  |  0 comentarios

Según las estadísticas, ocho de cada 10 argentinos tienen mascota y, como no podía ser de otra manera, los hoteles y negocios gastronómicos comprendieron la necesidad de hacerles un lugar.

Tendencia pet friendly

Foto: Quinn Dombrowski

Los números pueden ser mezquinos o beneficiosos, pero son los que nos dan las pruebas y certezas de la realidad. Según ellos, solo en la ciudad de Buenos Aires hay entre 800 mil y un millón de animales domésticos entre perros y gatos; 9 millones de hogares tienen canes; 3 millones, gatos y el 40% de los compatriotas consideran a su perro un miembro de la familia. ¿Cuál es el preferido? El pequeño Caniche Toy.

Es decir, son claramente un integrante más de la familia y, por lo tanto, también merecen vacaciones juntos a sus dueños.

Porque cambia, todo cambia. Hace años esto era impensable y, donde no había un cartel con la forma de un  perro tachado, las familias igual debías esperar los meses de marzo o abril para ir casi a escondidas a la playa llevando la mascota. Tímidamente abrían el bolso, lo dejaban en libertad por la arena, pero se mantenían atentos a las protestas de algún viandante. Pues bien, todo eso se terminó.

Ahora, nuestros establecimientos tanto hoteleros como gastronómicos han optado por recibir a las mascotas como un integrante más de la familia que se aloja y brindarle lo mejor de cada casa.

Para ellos ya existen más de 120 hoteles en la Costa Atlántica –y otros tantos en el interior del país- que aceptan mascotas en sus instalaciones.

Pero para recibir al mejor amigo del hombre y debilidad de los más chicos, los propietarios de hoteles y restaurants deben exigir que se cumplan a rajatabla ciertas condiciones que harán más amena la estancia de todos, lo que tienen y los que no tienen mascotas:

-Los perros tienen que ser de tamaño mediano, es decir, no mayores (más/menos) a los 20 kilos.

-Deben tener la libreta sanitaria al día y el alimento a mano.

-Será obligatorio acompañarlos en forma permanente en las habitaciones para evitar los molestos ladridos.

-El huésped debe ocuparse personalmente de que no haya deposiciones en cuartos y jardines del hotel -los dueños están obligados a llevar palita y escoba- y, por supuesto, nunca, pero nunca bañarla en el establecimiento.

Tendencia pet friendly¿Qué hacer, entonces, cuando el pichicho viene de la playa con una considerable cantidad de arena y tiende a eliminarla con los sacudones?

Los encargados de hoteles y de establecimientos gastronómicos deberán exigir suavemente que los propietarios aprovechen para bañarlos las duchas de los paradores que así lo estipulan. Y, tal como ocurre en esos balnearios que permiten mascotas pero con bozal, los hoteles también deberán exigirlos al igual que la correa y la posibilidad de que sean atados cuando son demasiado juguetones.

Al momento no hay una ley que obligue a los hoteles a tener un veterinario en las instalaciones, pero aquellos alojamientos pet friendly tienen contratados servicios de urgencia que corren por cuenta del dueño.

De ese mismo bolsillo, además, saldrá el dinero para los servicios de spa, de paseadores, de guardería y de peluquería, esencial esta última para contrarrestar olores en habitaciones y espacios comunes

La multiplicación de la moda

La comodidad de poder llevar a la mascota a hoteles, bares y restaurantes –donde se deben cumplir las mismas directrices que en los alojamientos- multiplicó, además los blogs, foros y páginas ad hoc en la red. Y el transporte, claro, porque hay empresas que se ocupan de llevar al Boby puerta a puerta por un precio módico.

You must be logged in to post a comment Login