FEHGRA Argentina
Prime Ediciones

Cuidado llevan un tesoro

Por  |  0 comentarios

Los huéspedes son extremadamente sensibles cuando de su equipaje se trata: se detienen a ver cómo tratan a sus maletas, saben cuál es el empleado más cuidadoso y no dudan en premiarlo a la postre.

Llegar a un hotel luego de un largo viaje tiene sus bemoles. Es que el cambio de horario, de temperatura, de idioma y de clima, que suele hacer mella en el ánimo del viajero, conspira a la hora del arribo.

Ya en el mismo aeropuerto comienzan los problemas: “pispeando” el camioncito transportador de equipaje, vemos azorados cómo el personal “dispara” nuestra valijas sobre la cinta sin que al autor de tamaño acto se le mueva un músculo.
Porque si algo cuidan los turistas –especialmente las mujeres- es que las valijas arriben a la habitación como si recién hubieran sido empacadas.
De ahí que lo mejor sería tener en cuenta un decálogo para que los empleados no olviden qué hacer cuando el huésped llega. Fuera de concurso vaya el primer consejo: el empleado tiene que estar esperando al viajero sin charlar con alguno de sus pares, dando la sensación de que hace horas que espera SU llegada y no la de otra persona.

Guía para no decepcionar al huésped

  1. Acercar el carro del equipaje hasta el auto y evitar que las maletas toquen el piso: hay que recordar que las mismas estuvieron dando vueltas –literalmente- por el mundo, fueron posadas en suelos extraños, pero el dueño no lo vio y, lo importante, tampoco quiere verlo.
  2. El equipaje “de mano” siempre debe ser tomado por las manijas: suele ser de materiales nobles y no es conveniente dejar las huellas digitales.
  3. Los huéspedes quieren que las maniobras que se hacen con los carros que llevan sus maletas sean supervisados, en lo posible, por un empleado “superior”, senior: de alguna manera –aunque solo se trate de una fantasía- les garantiza que su equipaje está supervisado por expertos.
  4. Es imprescindible que el equipaje llegue a la habitación antes de que el huésped ponga un pié en la alfombra y, en lo posible, que esté ubicado en forma horizontal sobre el posa maletas
  5. .Si las valijas están polvorientas o directamente sucias, es menester que el empleado las ponga el forma pasándole un paño ad hoc.
  6. Nunca hay que retirar los marbetes que vienen en las manijas de las maletas: los dueños suelen estar muy orgullosos de los destinos por los que han paseado y los quieren mostrar sin “censura”.
  7. El equipaje infantil es sumamente importante para los padres, quienes vigilan con mucho celo la mochila y bolsos de los niños y las manos que los tocan. Pero cuidado señor maletero: de los bolsillos de ese equipaje se pueden escapar muchas cosas, especialmente juguetes, chupetes, mamaderas, que nunca deberían tener contacto con el piso: la furia paterna es directamente proporcional al llanto del pequeño.
  8. Los hombres y mujeres de negocios suelen viajar solo con un porta trajes, por lo tanto, cuando se traslade el mismo –lo que habitualmente se hace con el pasajero al lado, que vigila que nada se arruge (por algo lo trajo en ese envase)-, el empleado debe ser muy cuidadoso.
  9. Nunca hay que tocar el porta computadora: no hay nada más personal que un ordenador y los propietarios temen que el mismo se pueda caer o golpear. El empleado deberá preguntar antes de ofrecerse a llevarlo.
  10. Lo mismo sucede con los esquís, las tablas de windsurf, snowboard, sandboard, parapente, etc: los dueños son muy celosos con el tratamiento que se le da a su hobby. Y, claro, aunque el huésped traiga un elefante como mascota o un cuatriciclo para hacer deporte, el empleado no deberá familiarizar al respecto.

Por último, va una yapa para el empleado o bellboy: es bastante habitual que los pasajeros lleven comida (sobre todo los chicos), bebidas y hasta alguna bolsa con residuos que arrastra desde el aeropuerto: no diga nada, espere a ver qué le piden los huéspedes y ofrézcales “ayudarlos”, así, en forma general, para que no malinterpreten sus intenciones. Seguro que se lo van a agradecer con una abundante propina.

You must be logged in to post a comment Login